Un dos Estrellas Michelin en casa (y más económico de lo que imaginas)


Estamos comiendo snacks que podrían estar perfectamente en aquel El Bulli al que no llegamos a ir -de hecho los firman tres de sus jefes de cocina- y platos del que, según 50 Best, está entre los 10 mejores restaurantes del mundo. Y todo eso en casa. Cosas de este 2020 en el que también los grandes restaurantes se han apuntado al delivery.

Disfrutar es uno de los últimos de una larga lista. Han tardado meses pero está claro que los han dedicado a pensar en cómo adaptar su cocina y algunos de sus platos a las exigencias de este nuevo guión. Porque, evidentemente, no se trata de empaquetar lo que sirven en su restaurante con dos Estrellas Michelin y reconocido como uno de los mejores del país. Eso ni funciona ni es posiblemente lo que el comensal espera desde casa.

Tuve la suerte de comer en Disfrutar pocas semanas antes de aquel fatídico mes de marzo en el que descubrimos que 2020 no iba a ser un año más. Una despedida por todo lo alto de los restaurantes durante los meses de confinamiento de aquella primera ola.

Ahora me reencuentro con la cocina de Mateu Casañas, Oriol Castro y Eduard Xatruch en el salón de casa. No es lo mismo, claro. Ni pretende serlo. La experiencia de Disfrutar, el nivel de la cocina que se realiza allí -una de las pocas vanguardias que siguen en marcha en el país-, es difícil de reproducir e imposible de transportar.

En su lugar, lo que los repartidores llevan a domicilio son platos aparentemente más sencillos pero donde está toda la técnica de estos tres chefs. ¿Un ejemplo? La paletilla de cordero en salmorejo que llega con una ensalada de lechuga, hierbas y patatas asadas -y que se sirve con tortillas, para quien se anime a comerlo como tacos- es, posiblemente, uno de los mejores corderos que hemos probado en años.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de LaGulateca (@lagulateca)

El plato, por cierto, cuesta 47,5 euros y es una ración generosa como para que, con algo más, coman dos personas. Y es que los precios ajustados son una de las sorpresas -para bien- de esta versión a domicilio de Disfrutar & Compartir, el restaurante que los mimos cocineros tienen en Cadaqués y que también aporta algunos de sus platos a la carta.

Excepto el citado cordero, un bogavante con jugo de pollo anisado y el pan chino relleno de caviar, ningún otro plato pasa la barrera de los 20 euros. Bueno sí, la caja de snacks (49 euros), que por sí sola es una auténtica experiencia y nos parece un regalo estupendo para estas próximas Navidades.

Los raviolis de marisco con espárragos y salsa chili-crab (19,75 €) son tan sabrosos como su descripción permite adivinar, y aguantan muy bien un ligero recalentado. Sí, este es un tema también a tener en cuenta cuando hablamos de comida a domicilio.

Muy bien también la ensalada de tomate y fresas con suero y crujiente de parmesano (15,5 €), aunque hay que asumir que en casa no nos va a quedar tan bonito el emplatado como a ellos. Quienes busquen recetas donde luzca más el producto casi desnudo, las navajas gallegas -increíbles en tamaño y sabor- en vinagreta japonesa y con ensalada de algas y huevas de salmón (15,5 euros) es una buena opción.

Ojo también a los postres (la tarta coulant de avellanas es una bomba, en el mejor sentido) y el pan hojaldrado de mantequilla merece un monumento. Así de sencillo. Si te sobra -posiblemente no-, las tostadas de la mañana siguiente pueden ser una buena manera de rematarlo.

A diferencia de otros chefs, aquí no se ha optado por crear una nueva marca para domicilio. Los platos llegan con instrucciones sencillas sobre qué salsa va con qué plato y alguna pista para rematar el empatado. Todo escrito a mano en cada envase.

Esto no es una cocina de producción, sino un gran restaurante que se adapta a los nuevos tiempos y que ahora ofrece también comida a domicilio. De los pedidos se encarga Glovo, que reparte por Barcelona, o también se puede encargar por teléfono (93 348 68 96) y recoger en el restaurante. Solo de miércoles a domingo, por cierto.