Una cerveza diseñada para ir al espacio

Si pensabas que la cerveza con pimientos de Padrón o la hecha con agua de nubes canarias eran la última frontera de esta bebida, nada más lejos de la realidad. Y es que la firma australiana 4 Pines lleva años trabajando en la idea de diseñar una variedad y una botella capaz de ir al espacio.

Aunque la idea de imaginar a los astronautas de la Estación Espacial Internacional bebiendo no parece muy adecuada -de hecho el alcohol está prohibido-, en realidad el proyecto está más orientado a ese futuro turismo espacial del que también se habla desde hace años. Si ya es posible enviar pizza al espacio, por qué no también algo para acompañar.

El caso es que la Vostok Beer, que es como ha sido bautizada esta futura cerveza galáctica, ya está en proceso de desarrollo y recaudando fondos. En cooperación con la empresa Saber Astronautics, la firma cervecera tiene que enfrentarse a unos cuantos retos.

Si ya en un avión el sabor de los alimentos y el efecto del alcohol varía, sin gravedad las cosas se complican mucho más. Tanto por la propia formulación de la bebida como por la botella. «Sin gravedad no es posible servir una cerveza de la botella a un vaso como en la Tierra», explican.

Pero ese punto parece ya resuelto con el diseño de botella que han creado y que, de hecho, puede comprarse ya por 90 dólares como una forma de apoyar esta noble causa espacial. Y lo cierto es que tendrán que vender muchas porque el objetivo es recaudar nada menos que 1 millón de dólares.

Quienes crean que en todo este proyecto la calidad de la cerveza es lo de menos están equivocados. De hecho, la versión terrenal de la Vostok Beer (una Irish stout de 5,1 grados) ha recibido varios premios en Australia a lo largo de estos últimos años.

La buena noticia, por cierto, es que no habrá que esperar a la llegada del turismo espacial para poder probarla en su ambiente, porque para los más impacientes, y con un buen presupuesto, también se ofrecen vuelos de gravedad cero en los que poder experimentar con esta cerveza y su nueva botella.

Después de todo, ahora que también hay pizzas y helado en el espacio, sólo faltaba una cerveza para poder montar una auténtica fiesta cósmica.