El mejor restaurante de Formentera para ver la puesta de sol

Formentera va bien servida de puestas de sol de esas que lucen mucho en Instagram. Quienes visiten la isla no tendrán problema para ver unas cuantas espectaculares. Hacerlo mientras se come o pica algo sin tener que pedir una ampliación de la hipoteca y que además sea rico, ya es más complicado.

Pero en nuestra última visita por allí pudimos combinar ambas cosas en Can Carlitos, uno de los restaurantes icónicos de La Savina, y donde la cocina de Nandu Junbany anima cada día uno de los mejores atardeceres de Formentera.

Tapas -incluyendo sus famosas croquetas, por cierto-, platos para compartir, pescado y arroces articulan la carta de Can Carlitos, que ofrece también un menú cerrado a 68 euros (2023) por persona. Lo que con esta calidad, vistas y en Formentera está muy bien, como cualquiera que haya estado por allí sabrá.

En temporada alta, reservar es casi imprescindible si se quiere comer o cenar en su comedor abierto o tomar algo en alguna de las mesas que, al borde de la arena, permiten una vistas privilegiadas.

De hecho, picar algo en esta zona y probar la carta de cócteles de Can Carlitos es un excelente plan de vuelta de las siempre animadas playas de Ses Illetes y rematar así la jornada.

Aigua y Aire

Justo frente a Can Carlitos, y a pie de puerto, Aigua y Aire se sumaron hace un par de temporadas a la oferta de Nandu Jubany en Formentera.

Un local estratégicamente situado para quienes llegan o se van. Y también para surtir de buenas provisiones a los barcos de la zona, con una tienda dedicada expresamente a la venta de platos hechos y productos para comer bien a bordo.

Sensacionales arroces en Aigua de Formentera

El joven Eudald Jubany se maneja con soltura por aquí -también en Can Carlitos-, gestionando una carta bastante amplia, más desenfadada, pero que se despacha con una calidad notable y unos precios, de nuevo, ajustados para los estándares de la isla.

Aquí es posible comer tapas clásicas, un pollo asado (16 euros, buena pista de los precios que hablamos), fish & chips, huevos estrellados, ensaladas, ceviches, arroces… Confesamos que, en muchos sitios, semejante variedad sería para echarse a temblar, pero lo cierto es que el sello Jubany se nota para bien.

Bravas parecen, postre es

Los postres merecen una mención especial, porque tienen un protagonismo inusual en un local de este tipo y, según pudimos ver en cocina, incluso con una partida dedicada. Desde unas divertidas y muy ricas manzanas bravas, hasta un helado de pantera rosa hecho en casa o una especie de galleta fina, crujiente, gigantesca y rellena de helado que, al centro de la mesa y para compartir, será un éxito seguro.

En la parte superior, la terraza Aire ofrece por las noches una oferta que gira alrededor de la robata -barbacoa japonesa- y se completa con carpaccios, tiraditos, tartares y cócteles.