‘Manument Leva’: la cafetera suiza que cuesta más de 20.000 euros

¿Te parece caro ese iced flat white que te has tomado en la cafetería de moda del barrio? ¿Crees que tu Jura superautomática de 2.500 euros es el no va más en ingeniería suiza del café? Pues prepara la VISA Platino porque acabamos de descubrir algo así como la Leica de las cafeteras, por tirar de una comparación fotográfica.

Se llama Manument Leva Machine. Es una cafetera manual de leva -hay que accionar una palanca para generar la presión necesaria-, se fabrica de forma artesanal en Suiza y su precio es de unos 20.000 euros.

Si su precio asusta, tampoco se queda atrás su tamaño o su peso, porque anda sobre los 47 kilos. Pero vaya, que no parece la típica cafetera que se comprará alguien con problemas de espacio en su cocina.

Como ocurre con muchos aparatos que juegan con el diseño y el lujo, aquí la cosa no va de tecnología o automatismos, sino todo lo contrario. Se trata de una cafetera con la que se asegura dar un control sin precedentes a quienes quieran experimentar con el café y obtener un expreso único.

Está fabricada con 590 piezas -explican- y, como datos curiosos, además de un sistema de calentamiento casi instantáneo del agua y selección precisa de la temperatura, cuenta con una palanca con cinco niveles de ajustes que permiten controlar el flujo de agua que llega al café. Algo único y que, según sus creadores, permite conseguir diferentes perfiles de expreso, según los gustos de cada uno y también el tipo de café y tostado.

¿Sería alguien capaz de distinguir un expreso preparado con esta cafetera de otro bien hecho con una máquina más convencional? La respuesta da igual, porque evidentemente no va por ahí el tema.

Como ocurre con las marcas que juegan con el diseño y el lujo, aquí se trata de exclusividad, de una pieza icónica y casi única y, sobre todo, de la experiencia de uso, no tanto del resultado.

Por volver al tema fotográfico, tampoco con una Leica se hacen mejores fotos que con cualquier otra cámara, pero disparar con ella es algo totalmente diferente. Si suficiente como para pagar miles de euros más es algo que queda en manos de los clientes y que, la verdad, desde hace muchos años les funciona estupendamente.