‘Dorilocos’, el arte mexicano de ‘tunear’ las bolsas de patatas fritas

Si añadir un poco de salsa –como la que preparamos el otro día– a unas patatas fritas de bolsa, para muchos ya es algo extraño, posiblemente lo de los Dorilocos mexicanos sonará a ciencia ficción. No es para menos, porque por allí lo de tunear las bolsas de snacks con todo tipo de salsas e ingredientes es todo un arte.

Y es que desde hace ya mucho los llamados Dorilocos o Tostilocos son una de las botanas (picoteo) más habituales que se pueden encontrar en cualquier calle de los pueblos y ciudades de México.

Si las aceras están repletas de puestos que practican auténtica comida callejera -no esa de postal que se ofrece en España-, en muchos parques y kioscos se ofrece este curioso aperitivo que incluso las propias marcas de snacks ya han hecho suyo, sugiriendo posibles recetas que conviertan una bolsa de patatas fritas o de Doritos en algo más.

La idea es muy sencilla, nos explican en un pequeño puesto en la plaza de San Sebastián de Norte, uno de los Pueblos Mágicos que merece mucho la pena visitar en la zona de Puerto Vallarta. Era nuestro primer encuentro con unos Dorilocos, y nuestra cara de asombro sólo era comparable a la de ellos al vernos sorprendidos por algo que parece bastante lógico.

Sólo hay que abrir la bolsa -mejor en horizontal-, añadirle lo que quieras (aguacate, bacon, frijoles, queso…) y regarlo con unas cuantas salsas que, por supuesto, casi siempre serán picantes. Un tenedor y listo, tienes entre manos un aperitivo como para quitar el hambre durante un par de horas.

¿Una de esas cerdadas que nos encantan? Pues claro. Pero seguro que has pagado auténticas fortunas en algún restaurante de moda por unos supuestos nachos que ya les gustaría parecerse a estos Dorilocos.

6 COMENTARIOS

  1. Pues ballenas como dices,pero felices.No amargados como tu,como decimos los mexicano,chingas a tu madre .

  2. Noemi no seria que a EEUU llego en los años 80 procedente de inmigrantes de México, porque los estadounidenses son muy sosos como para inventarse esas cosas

  3. Esta NO es una práctica Mexicana. En los años 80, cuando estudiaba en EEUU, en la cafetería de mi instituto ya se vendía este tipo de snacks…con doritos y chile y queso…de vicio!!!

  4. Esto no tiene que ver con el tema: Dulce, salado, amargo, ácido, umami… ¿el sabor rancio encaja?

Los comentarios están cerrados.