¿Paella con chorizo, vino blanco y mucho perejil? Sí, según esta receta

¿Es cosa nuestra o hacía mucho que no se liaba con una de esas paellas en versión internacional que por aquí suelen ser catalogadas como arroz con cosas? Hemos estado tan liados con todo eso del coronavirus que, mientras tanto por ahí, han seguido haciendo sus (ejem) paellas sin que nadie les recordara que lo hacían mal. O, mejor dicho, que eso no era una paella y mucho menos una valenciana.

Aunque normalmente las ofensas paelliles llegan desde Reino Unido, donde son bastante aficionados a este plato, esta vez la receta la firma uno de esos medios de gastronomía que con sus vídeos llega a millones de personas.

Muy conocidos por recetas en las que echándole toneladas de queso o chocolate a todo y gratinando después el plato parece tener un aspecto increíble, en Tastemade han patinado con la paella.

Pese a que hay que reconocerles el acierto en el recipiente, y nos ha sorprendido gratamente lo del uso del azafrán y la recomendación de arroz bomba, la cosa empieza ya regular con el chorizo.

Por aquí ya hemos dejado claro estar siempre a favor de los arroces de aprovechamiento que aceptan cualquier ingrediente, y estamos convencidos de que el chorizo puede funcionar. ¿Se le puede llamar paella? Si hay valencianos cerca sí, pero solo por las risas.

Pero es que no es solo lo del chorizo, es que entre los ingredientes que van lanzando a esta paella casera se le echa bien de pimentón, el típico chorrito de vino blanco y, sobre todo, cuando la paella ya está lista para servir -bien también el tema del reposo-, su ramillete de perejil bien repartido por encima.

¿Un homenaje a Arguiñano o es que sencillamente no tienen ni idea de cómo se hace una paella? Sería menos preocupante si se explicara que esta es una versión libre de la paella, adaptada a los ingredientes o los gustos locales, y que la tradicional no es así. Pero no es el caso.

Algo que nos lleva a preguntarnos si aplicarán este mismo sistema a cualquier otra receta, o si nosotros hacemos exactamente lo mismo con esas versiones que ignoran la receta original y, por citar el ejemplo recurrente, hacemos una carbonara con nata sin siquiera molestarnos en explicar que en realidad no se hace así.

Y, sobre todo, no olvidemos que para muchos la referencia que tienen de la paella es esa que le ponen -o ponían, este año pinta que no- en lugares turísticos. Sin chorizo ni perejil, pero tan infame que casi sería mejor con algo de chorizo para animarla. Así que ojo que igual parte de la culpa también es nuestra.