Tetas para vender alitas de pollo: adiós (por ahora) a ‘Hooters’ en España

Ha durado poco la aventura española de Hooters. Tras poner sobre la mesa su plan de abrir nada menos que 14 locales en España en los próximos años e inaugurar -con la consiguiente polémica- en Castelldefels (Barcelona) el primero de ellos, por lo visto una inspección de trabajo ha sido suficiente para que se lo piensen mejor.

Y es que hace unas semanas el único local de la compañía era expedientado con una infracción muy grave por los uniformes de sus camareras. Un ataque -indica el informe- a la dignidad profesional de las trabajadoras, que tienen que vestir con camisetas escotadas y pantalones minúsculos, mientas sus compañeros hombres trabajan con una ropa bastante más discreta.

Los sindicatos han celebrado esta acción como un paso interesante para atacar la discriminación hacia las mujeres, convertidas en este caso -explicaban- en una especie de reclamo del restaurante.

Los propietarios del local, por cierto, parece que no andaban demasiado sobrados de argumentos para rebatir la decisión puesto que, tras conocerse el expediente, anunciaron que dejarían de operar bajo la marca Hooters. Cabe suponer que se mantendrá el negocio, pero no los polémicos uniformes.

Y es que, lejos de ser un elemento más del restaurante o un dato anecdótico, las camareras son algo así como la marca de la casa. La cuestionable seña de identidad de esta popular cadena estadounidense en la que las alitas de pollo, por cierto, son su plato estrella.

Muy mala tiene que ser tu cocina si necesitas escotes para venderla. O poca fe tienes en la inteligencia de tu público si el aspecto físico de las camareras -insistimos, ellos visten de forma más o menos normal o en ningún caso marcando culo o paquete- es tu mejor reclamo.

La verdad es que cuesta pensar en algún argumento para defender esta estrategia de negocio que, eso sí, en Estados Unidos y otros países funciona sin aparentes problemas. No faltarán quienes digan que prohibir este tipo de prácticas resta puestos de trabajo -el argumento es tan zafio que se responde solo- o que las mujeres son libres para decidir si quieren o no vestir así.

La clásica argumentación neoliberal que en este caso no sólo olvida que el pacto entre trabajador y empresa rara vez es entre iguales -de ahí la necesidad de una legislación que vele por el más débil-, sino que también se salta cuestiones de género y discriminación.

Y es que, aunque parezca mentira que haya que recordar ciertas cosas en 2018, la legislación está por delante de la estrategia empresarial de tal o cual compañía o de la feliz idea de un restaurante de usar a mujeres como reclamo. Algo que, por cierto, no sólo hace Hooters en el mundo del ocio y la hostelería y que, ya que estamos en racha, podríamos seguir con esas inspecciones de trabajo y ese repaso a uniformes varios.

Por cierto, hace ya muchos años conocimos Hooters en Las Vegas, donde la compañía incluso tiene hotel propio. Uno de los más baratos en su momento en el denominado Strip, la avenida principal de esta surrealista ciudad.

Nos llevaron allí por las estupendas y picantes alitas de pollo. Lo otro lo descubrimos sobre la marcha, con la misma cara que Paco Martínez Soria llegando a la capital y dando por hecho que era una más de esas cosas absurdas que sólo pasan en Las Vegas.

Luego descubrimos la historia de la cadena y, sobre todo, que a partir de las 12 de la noche había una especie de menú outlet en el que las alitas costaban sólo 25 centavos. Eso sí, no te las servían las camareras con sus ajustadas camisetas de tirantes. No volvimos a ir antes de las 12 de la noche nunca más.

27 COMENTARIOS

  1. A todos los que decís en los comentarios que os parece bien el modelo de negocio de esta cadena y que os parece mal el trabajo que ha hecho la inspección de trabajo: sois unos putos gilipollas.

  2. Dice ser yo, es que yo creo más bien que no estaban en realidad debidamente informados del hembrismo radical liberticida que impera en España. Ahora ya lo están

  3. cross, estás para hacértelo mirar, pero mirar y muy bien.

    Si no te gusta que una mujer que trabaja como camarera vaya como las del hooter, lo tienes bien fácil: no vayas a ese local. Pero estar todo el puñetero día moralizando y dando lecciones de ética y de progresismo barato es algo que no tenemos por qué admitir.

    Si ellas quieren o incluso gustan de ir así, no tú ni nadie eres quién para prohibirlo. Y si quieren poner a tíos luciendo abdominales o pectorales, que los pongan.

    Joder es que el feminismo sólo sabe eso, prohibir y prohibir. Por qué demonios no dejáis a la gente en paz y respetáis su libertad

  4. Pochie ha dado en el clavo. DE hecho, ha hablado con sabiduría

    Si las chicas quieren ir así en ese restaurante, quién coño son las feminazis recalcitrantes para imponer su criterio dictatorial de siempre. Esto no es ni más ni menos que una cuestión de libertad frente a la inquisición brutal del feminismo, empeñado en acallar cualquier voz crítica y en decirle a las mujeres lo que deben pensar y opinar.

    Lamentablemente, hemos retrocedido más de medio siglo. Hay que plantar cara a este maldito pensamiento único de corte claramente nazi

  5. @cross

    Los comentarios no pertenecen a la linea editorial, sino a la gente de a pie que lee el periódico. Sí, aunque en la TV parezca que todo es muy progre y ultrafeminista, en realidad la gente no está convencida. Se nota que es una ‘revolución’ alentada desde las altas esferas, y esto invalida el significado de revolución.
    Es otro mecanismo de dividir y controlar a la gente, aunque en este caso nos están colando un caballo de troya como un castillo haciéndonos creer que es una revolución.

    Y, si como el articulista defiendes la censura, el que demuestra ser de extrema derecha eres tú.

    Parece que es muy fácil poner etiquetas (machismo, sexismo, etc…), pero dar argumentos con sentido… no tanto. Los medios informativos siguen lavando el cerebro a muchos y ya ni saben lo que significan realmente ciertas palabras utilizadas con fines peyorativos.

  6. Creo que este articulista aún no se ha dado cuenta del cambio en la línea editorial de este periódico desde que lo compró el opus para cargarse el último periódico progresista que se podía ver en papel en España, con Arsenio Escolar saliendo por la puerta de atrás. 20 minutos ya es un referente más de la extrema derecha, así que o cambia sus artículos, o tiene sus días contados. 21 comentarios hasta ahora, todos trufados de sexismo, machismo y naftalina.

  7. Articulo adoctrinador como viene siendo habitual.

    Siguiendo la misma logica los espectaculos de boys deberian ser cerrados puesto que denigran al hombre.

  8. ¿ QUE PASA QUE ES MAS DIGNO QUE UNA MUJER SEA FEA O QUE VISTA COMO UNA MONJA O QUE ?¿ ES QUE ESPAÑA YA HA DEJADO DE SER UN PAIS LIBRE ? UNA MUJER PUEDE VESTIR COMO QUIERA Y UN EMPRESARIO PUEDE CONTRATAR AL QUE LE DE LA GANA.

    ¿ TODOS ESTOS PAYASOS DE LA PROGRESIA Y DEL FEMINISMO DIRIAN ALGO SI UN MUSULMAN DIJERA QUE EN SU NEGOCIO LAS MUJERES DEBEN IR CON EL VELO PUESTO ?

  9. Ya puestos ¿Para cuándo van a prohibir a los strippers masculinos? ¿O es que ellos no tienen dignidad también? Porque es de vergüenza ajena lo que muchas veces se ve en esas despedidas de solteras.

  10. Joder, me han convencido. Voy a votar a VOX para ver si alguien hace frente a estos atentados diarios contra la libertad. Medias de comunicación Sucks.

  11. Esto no lo cierran por sexista,sino por la rabia y envidia de las gordas y feas.

    Cada dia tengo más claro mi voto a VOX para combatir ese colectivo

  12. Para tantonazitonto. Tu igual deberías decir algo con sentido sobre la noticia como hace ese tio con multicuentas en vez de decirle a los demás que hacer. No te gusta lo que dice rebatele pero no le digas lo que puede o no puede decir.

  13. Ya me parecía raro que esto las feminazis lo permitiesen. Y sí digo permitiesen por que ahora mismo su palabra es ley y ni se te ocurra toserles encima o te caen los medios , políticos ,etc encima.
    Eso si las mismas feminazis que van de fiesta de despedida de solteras y se sobrepasan con el boy pero como es hombre no pasa nada que sea cosificado sexualmente. Y que ellas puedan tocar y hacer lo que quieren en esas fiestas mientras en una de solteros si tocas a la chica te echan del local a ostias pues nada eso es el ejemplo perfecto de la igualdad que quieren para ellas. Yo más y más y tu menos y menos eso es su sentido de igualdad o equidad.
    Así que este proyecto era una quimera.

  14. Si no me equivoco los vendedores de Abercrombie and Fitch tenian que atender sin camiseta y sólo contrataban guaperas cachas. ¿Discriminación a los feos? ¿Para el disfrute de mujeres y gays? ah, no, que eso es muy divertido y viene de NY. quita quita

  15. Y como siempre en lugar de pedir que los tíos también enseñen cacho, pues a tapar a la mujer por su propio bien. Seguimos camino al burka…

  16. ¿Y si quiero trabajar ahí?

    ¿Quién eres tú para decir que es adecuado para mi o no lo es?

    Vais de ser tan tolerantes que sois todo lo contrario, fascistas que si no se hacen las cosas como vosotros queréis no se pueden hacer.

    Yo tengo buen escote, y si lo quiero enseñar o no es mi problema.

  17. te pagan por las multicuentas o algo? es que ya aburres… te pasas todo el dia diciendo lo mismo y da igual la noticia. entres donde entres ahi estas tu y todas tus cuentas para hablar de las feminazis…. mi consejo, olvitade de las mujeres, no tienes nada que hacer… te compras un oso de peluche y lo pones tiernito todas las noches por el ojo… se un enfermo en tu intimidad, pero deja de ser tan pesado publicamente

  18. siempre nos quedara las tetas de las presentadoras de la sexta, que llevan años enseñandolas y no pasa nada

  19. Esta franquicia tenía los días contados antes de empezar con los rigores de la inspección de trabajo que hay en españa, eso solo es posible en américa país de oportunistas y oportunidades, es que lo que vende contraría la forma física de las chicas delgadas y sexys mientras lo que vende engorda a una vaca en una semana.

  20. Hay que ser osado para abrir una cadena de restaurantes con esa política de vestimenta de las chicas sabiendo cómo está el patio con el hembrismo radical que hay en España. Estaba cantado que les iban a boicotear.

  21. Sin tetas no hay paraíso, así que otra vez hemos vuelto al infierno. O sea, que Inspección de Trabajo considera más importante que un puñado de chicas no enseñeñ demasiadas tetas y demasiado culos, en vez de preocuparse de:
    1) Horas extras no pagadas
    2) Horarios exclavistas en la hosteleria
    3) Contratos con menos horas declaradas de las realmente trabajadas
    4) Sueldos de hambre

    Enronces Inspección de Trabajo se ha Trasformado en la Santa Inquisición. Ostra, no sabía que Torquemada lo habían sacado de la tumba y se ha resucitado

  22. Al autor, Iker:

    ¿Te crees en un status superior para prohibir a mujeres que aceptan y quieren trabajar en esos trabajos?
    ¿Por qué eso es censurable y no los trozos de carne que se ven en el ‘Orgullo’?
    ¿Cuál es el para tí atuendo adecuado? ¿Va a haber un ‘manual de estilo’?
    Y pregunta más dura aún… ¿vais a acabar prohibiendo que nos guste e imponiendo una represión? Eso sí, el desfile LGTBi 16V ni tocarlo…

    ¿Recordáis quién prohibía y censuraba antaño cuando aparecía un pezón?

    Vaya, que paradójico….

    Esperamos respuesta y argumentos más allá de ‘que estamos en 2018…’
    ¡Precisamente por estar en 2018 hay que evitar la censura de antaño!

  23. Si no les gusta, es tan simple como no ir / no firmar el contrato.

    Cuando acabe la cruzada feminista y estas se hayan salido con la suya, miles de desempleadas les agradeceran que hayan salvado su dignidad.

  24. Chorradas de mojigatos, santurrones, meapilas y caballeros blancos que solo piensan en proteger la virtud de la mujer, cuando en esencia son los más machistas de todos.

    Aquí son las camareras las que van con un uniforme sexy porque el «target» de la franquicia son los hombres. También podría haber otra cadena de restaurantes (y seguramente la habrá) cuyo público objetivo sean las mujeres, y los camareros vayan sin camisa mostrando abdominales. ¿Habría algo de malo en ello? Pues claro que no. El sexo es algo natural, saludable, y beneficioso para el ser humano, y usar algo de erotismo como reclamo no debería tener mayor trascendencia.

    Sin embargo, cuando hay mujeres de por medio, enseguida ponéis el grito en el cielo hablando de machismo, discriminación, y demás estupideces que repetís como un mantra, cuando lo que ocurre de verdad es que cierto lobby lava-cerebros os ha amaestrado para que os encarguéis de denunciar y acabar con cualquier atisbo de erotismo femenino por pura heterofobia.

Los comentarios están cerrados.