Recetas de Navidad: aperitivos y entrantes fáciles y económicos para lucirse estos días

© Emma García

¿Otro año que llegamos derrapando a pensar los menús de estas fechas llenas de reuniones familiares y comilonas?  Si, como nosotros, preferís no complicaros demasiado y no perderos los mejores momentos por estar encerrados en la cocina, ahí van unas cuantas propuestas de aperitivos fáciles, ricos y resultones para estos días. 

Además de ahorrarnos horas cocinando, también hemos apostado por ingredientes sencillos y económicos. Que bastante disparada está la cesta de la compra habitual como para pasarnos de frenada estos días.

Otro factor a tener en cuenta: que sean cómodos y prácticos. Algunos podremos dejarlos listos con antelación, como el paté de anchoas, el caramelo salado para el camembert o el relleno de las empanadillas, otros es mejor prepararlos al momento para que estén en su mejor punto. En cualquier caso, no nos robaran demasiado tiempo y podremos dedicarnos a lo importante: comer y beber con los nuestros. 

Cestas de parmesano

Estas cestas de queso son facilísimas de hacer y quedan de lo más resultonas (además de estar muy buenas). Podemos rellenarlas con una base de ensalada y poner por encima los ingredientes que queramos.

Ya que estamos en modo navideño, un poco de salmón ahumado o unas gambas salteadas le quedarían de maravilla. Solo hemos probado a hacerlas con queso parmesano, así que no podemos asegurar que funcione con otro tipo de queso.

© Emma García

Ingredientes

  • Queso parmesano (unos 150 gramos)
  • Mezcla de lechuga o brotes verdes
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Ingredientes al gusto (gambas, frutos secos…)

Preparación

  1. Cortamos en cuatro trozos una lámina de papel de horno.
  2. Rallamos el queso parmesano.
  3. Formamos un círculo con una capa de queso sobre el papel de horno. Como referencia podemos usar el diámetro de un vaso: el círculo de queso tiene que ser el doble de grande.
  4. Tapamos el queso con otro trozo de papel de horno. Lo aplastamos con las manos para que quede fino.
  5. Lo ponemos en el microondas 40-60 segundos a 800W.
  6. Sin quitar los papeles, lo ponemos sobre un vaso y presionamos con las manos para dar forma de cesta. Lo dejamos así un par de minutos para que se enfríe y endurezca.
  7. Quitamos los papeles y ya tendremos la cesta comestible lista.
  8.  Rellenamos con ensalada y los ingredientes que queramos.

Paté de anchoas

El paté de anchoas es un clásico muy fácil de hacer y que siempre queda bien. Podemos servirlo en tartaletas, cucharas comestibles o sobre tostadas pequeñas. No hace falta usar las anchoas más caras del Cantábrico, pero si tienen cierta calidad, el paté quedará mucho mejor.

© Emma García

Ingredientes

  • 3 huevos
  • 150 gramos de anchoas
  • 120 gramos de atún
  • 80 mililitros de nata para cocinar o leche evaporada
  • Una cucharada de ketchup
  • Tartaletas, tostadas o cucharas comestibles

Preparación

    1. Cocemos tres huevos unos 10 minutos, los pasamos por agua fría y pelamos.
    2. Descartamos la clara de uno de ellos y nos quedamos con dos huevos enteros y una yema.
    3. Ponemos los huevos, la yema, las anchoas, la nata, el atún y el ketchup en el vaso de la batidora o robot de cocina.
    4. Trituramos a máxima potencia hasta que quede lo más fino posible.
    5. Pasamos la pasta a una manga pastelera (esto es opcional, pero será más fácil rellenar los canapés y quedará más bonito).
    6. Dejamos reposar en el frigorífico al menos un par de horas. También podemos prepararlo en día anterior y dejarlo toda la noche refrigerando.
    7. Rellenamos las tartaletas o cucharas con el paté de anchoas.
    8. Podemos decorar con un arándano o grosella para darle un toque de color.

Camembert con caramelo salado

El caramelo salado (toffee salado) es muy típico en el norte de Francia y se utiliza de muchísimas formas, tanto en recetas dulces como saladas (y a cucharadas directamente del tarro, claro, porque está buenísimo). Si lo utilizamos para acompañar un buen queso camembert con frutos secos, ya son palabras mayores. 

© Emma García

Ingredientes

  • 1 Queso camembert entero
  • 150 gramos de frutos secos variados
  • 150 gramos de azúcar
  • 50 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 120 mililitros de nata para montar
  • Una cucharadita de sal
  • Una cucharada de agua

Preparación

  1. Cortamos el queso camembert en porciones individuales y lo dejamos fuera del frigorífico una hora antes de servir. Es más fácil cortarlo cuando aún está frío. 
  2. Troceamos la mantequilla.
  3. Para preparar el toffee solo tenemos que calentar a fuego bajo el azúcar con el agua sin remover.
  4. Cuando el caramelo se vuelva de color marrón claro y forme burbujas, lo apartamos del fuego.
  5. Añadimos la mantequilla con textura pomada y dejamos que se derrita con el caramelo. Removemos lo menos posible en este punto.
  6. Calentamos la nata 1 minuto en el microondas.
  7. Ponemos de nuevo al fuego el caramelo con la mantequilla, añadimos la nata caliente y cuando empiece a burbujear, esta vez sí, removemos muy bien para integrar todos los ingredientes y no dejamos de hacerlo hasta que empiece a espesar.
  8. Queremos una caramelo salado más bien líquido, así que no lo dejaremos más tiempo de la cuenta al fuego para que no espese en exceso. Dejamos templar (ojo, el caramelo caliente quema muchísimo).
  9. Ponemos los frutos secos alrededor del queso formando una corona y colocamos también algunos sobre él.
  10. Bañamos la parte superior del queso con el caramelo salado. Lo ideal es que aún esté tibio. Si se nos ha enfriado demasiado el caramelo o lo teníamos hecho y guardado en el frigorífico, podemos calentarlo unos segundos en el microondas.
  11. Podemos acompañar este aperitivo con picos o porciones de pan rústico.

Brochetas de solomillo y calabacín

Hemos preparado estas brochetas con solomillo de cerdo y calabacín porque los tiempos de cocción son parecidos y la combinación queda muy bien. Pero podríamos usar otra carne, siempre que sea de buena calidad, para que quede tierna o incluso hacer una versión vegana con tofu o seitan. 

Ingredientes

  • Solomillo de cerdo
  • Calabacín
  • Salsa de soja
  • Semillas de sésamo
  • Mermelada ácida o chutney de verduras
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación

  1. Cortamos el calabacín en rodajas de medio centímetro y el solomillo en medallones de un centímetro aproximadamente. 
  2. Lo ponemos todo en un bol con salsa de soja y dejamos marinar una hora en el frigorífico.
  3. Montamos las brochetas alternando la carne y la verdura.
  4. Rebozamos la brochetas con el sésamo.
  5.  Hacemos las brochetas a la plancha con poco aceite y vamos dándoles la vuelta hasta que estén hechas por todos los lados.
  6. Ponemos en el fondo de unos vasos o tarros un poco de mermelada, chutney o la salsa que queramos. Ponemos la brocheta dentro boca abajo y servimos.

Empanadillas cuatro quesos con champiñones

Las empanadillas son un recurso fácil y que podemos preparar con prácticamente cualquier relleno. Si compramos las clásicas obleas ya preparadas las tendremos listas en muy poco tiempo y solo tendremos que hornearlas poco antes de servir. 

Para alejarnos un poco de las clásicas de atún, hemos preparados estas empanadillas navideñas con una mezcla de cuatro quesos y champiñones. Lo ideal es usar un queso fuerte tipo roquefort y los otros tres un poco más suaves. 

Ingredientes

  • Obleas para empanadillas (un par por persona)
  • 4 tipos de queso cortado en taquitos (1 fuerte y 3 más suaves)
  • Champiñones enteros
  • Romero seco
  • 1 diente de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 huevo (para pincelar)
  • Semillas de sésamo (para decorar)

Preparación

  1. Lavamos y troceamos en cuatro los champiñones (podemos laminarlos, pero así las empanadillas quedarán más gorditas). 
  2. Sofreímos los champiñones en una sartén con aceite, el ajo picado, sal y romero. Dejamos templar.
  3. Precalentamos en horno a 200º.
  4. Rellenamos cada oblea con una mezcla de los 4 quesos y los champiñones.
  5.  Cerramos las obleas por la mitad para darle forma de empanadilla y sellamos los bordes presionando con un tenedor.
  6. Batimos un huevo y pincelamos las empanadillas.
  7. Espolvoreamos semillas de sésamo.
  8.  Horneamos unos 10-15 minutos, vigilando que no se quemen. En cuanto estén doradas, podemos sacarlas del horno.
  9. Dejamos templar sobre una rejilla y servimos.

Hojaldres de pera y gorgonzola

Estos hojaldres de queso gorgonzola, pera y poca cosa más cumplen todos los requisitos y son un éxito asegurado. Los tendremos hechos en muy poco tiempo y podemos adaptarlos a nuestro gusto. Eso sí, es interesante hornearlos justo antes de servir y no dejarlos preparados mucho tiempo antes, porque aunque el hojaldre es muy versátil para hacer este tipo de platos no aguanta demasiado bien el paso de las horas. 

© Emma García

Ingredientes

Para 6 hojaldres

  • 1 masa de hojaldre rectangular.
  • 100 g. de queso gorgonzola o queso azul.
  • 2 peras conference grandes.
  • Unas gotas de zumo de limón
  • Unas nueces.
  • Arándanos o frutos rojos para decorar (frescos o deshidratados).
  • Pimienta negra (opcional).
  • 1 huevo (para pincelar el hojaldre).

Elaboración

  1. Precalentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo.
  2. Extendemos la masa de hojaldre y la dividimos en 6 rectángulos o en 4 si los queremos más grandes. 
  3. Con un cuchillo hacemos un marco en la parte interior de cada hojaldre a 1 cm aproximadamente del borde.
  4. Pinchamos con un tenedor la parte interior del rectángulo enmarcada y no pinchamos el borde exterior. 
  5. Lavamos las peras conference y las laminamos (láminas ni demasiado finas ni demasiado gruesas).
  6. Echamos unas gotas de zumo de limón en las láminas de pera para evitar que se oxiden y tengan un color feo.
  7. Nos quedamos con las láminas de pera que tengan la forma deseada, el resto de láminas pequeñas las guardamos para comer o utilizar en otra receta.
  8. Esparcimos queso desmenuzado sobre la parte interior del hojaldre (dentro del marco).
  9. Colocamos encima de cada uno, una lámina de pera.
  10. Troceamos las nueces con las manos y las repartimos por la superficie.
  11. Espolvoreamos un poco de pimienta negra (opcional). 
  12. Batimos el huevo y pincelamos el borde exterior de cada hojaldre.
  13. Horneamos 20 minutos, vigilando para que no se quemen.
  14. Pasado el tiempo de horneado o cuando los hojaldres estén bien dorados los sacamos del horno. 
  15. Decoramos a nuestro gusto con los frutos rojos.