Cómo conservar las fresas: el mejor método para que aguanten más tiempo

Foto: Emma García

Tras recorrer las fruterías del barrio para encontrar la caja de fresas con la mejor relación calidad-precio (la diferencia puede ser notable, ojo) llegas a casa, comes unas cuantas y llega el momento de hacerse la pregunta que nos repetimos cada año cuando esta fruta está en temporada. ¿Cómo las guardo para que al día siguiente de comprarlas no estén la mitad malas y acaben en la basura o, en el mejor de los casos, siendo parte de un batido improvisado y urgente?

Sabemos que las fresas no traen misteriosos bichitos, como asegura ese bulo que también se repite cada cierto tiempo. De hecho, el mayor peligro de las fresas son las condiciones laborales de quienes trabajan en el campo, pero de eso se suele hablar menos.

Pero volviendo al tema de la conservación, hay decenas de métodos. Desde algunos relativamente sencillos como poner un papel de cocina en la base y evitar que se toque, hasta otros más sofisticados que implican escaldarlas en agua caliente antes de guardarlas.

Por supuesto, cada uno promete ser el mejor, el definitivo y ese truco que nadie te había contado. Simplemente quieren tus clicks, pero, por supuesto, no se van a tomar la molestia de probar y comprobar si lo que venden funciona.

El mejor truco para que las fresas duren más tiempo

Confesamos que esta vez nosotros tampoco. Era el plan, como ya hicimos con aquella leyenda urbana de los bichitos en las fresas, pero rebuscando información sobre diferentes métodos hemos llegado a un artículo de The Kitchn suficientemente detallado e interesantes como para que no merezca la pena repetir lo que ellos ya han hecho tan bien.

¿Tenemos un poco de morro? Posiblemente. Pero oye, al menos te explicamos cuál es la fuente y, lo que es más importante, es fiable. Si lees por ahí algo parecido a esto, ya sabes de dónde lo han sacado. La magia del periodismo y tal.

Prueba esta receta en temporada de fresas.

Total, que han probado nada menos que siete métodos para conservar las fresas y han puntuado en cada caso la efectividad y el porcentaje de fresas que se desperdician. Y la verdad es que sus conclusiones son de lo más interesantes. Y curiosas.

Porque el titular sería que retirar las fresas que veamos tocadas y dejarlas en el recipiente original -de cartón en este caso- en la nevera ha demostrado ser uno de los que mejor funciona. El segundo de la lista, más concretamente, y mucho mejor que otras marcianadas que se proponen.

Pero si queremos complicarnos un poco más, hay un método que ha demostrado ser superior y que promete conseguir que las fresas duren una semana perfecta. Suena mucho, pero lo han probado así que nos lo creemos.

Consiste en sumergirlas en un baño con dos partes de agua y una de vinagre. Después hay que escurrirlas muy bien, usando incluso el típico centrifugador de ensaladas, colocando en la base papel de cocina.

La humedad es el mayor enemigo, así que cuanto más secas estén las fresas mejor funcionará el método. Una vez escurridas, las pasamos a un táper colocando otro papel de cocina en la base, lo tapamos, pero sin cerrarlo de forma hermética, y a la nevera.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí