Seis vinos perfectos para brindar y celebrar

Desde hace unas semanas hay cierto ambiente general de optimismo. La primavera, las vacunas, la sensación de que, ahora sí, es el principio del fin de la maldita pandemia han creado el clima perfecto para que den ganas de celebrar. Que ya iba tocando.

Con cautela y todo eso, claro. Pero no se nos ocurre mejor motivo para descorchar algo rico y brindar que ver cómo cada vez son más los familiares y amigos vacunados. Así que hemos seleccionado unos cuantos vinos que hemos tenido ocasión de probar recientemente y que son de esos que se guardan para una ocasión un poco especial.

An 2018

Nos gustan los vinos con los que se aprendan cosas. Y con esta An 2018 no sólo hemos descubierto que en Mallorca se hacen estupendos vinos, sino también unas cuantas variedades de uva que no conocíamos (callet,  fogoneu y manto negro) y que marcan la personalidad de un tinto muy particular y mediterráneo.

Este An es una de las referencias de la pequeña bodega Ànima Negra y donde las cepas viejas de calles juegan un papel destacado. Un vino intenso -que no fuerte, sus 13,5 grados confirman cierta frescura- diferente y muy arraigado a su tierra. Se puede encontrar por entre 35 y 40 euros la botella.

Malleolus 2018

Uno de esos vinos que son siempre una apuesta segura. Revolucionario en su momento por dejar a un lado la clasificación e crianzas, reservas y demás en Ribera del Duero este Malleolus de la bodega Emilio Moro sigue en plena forma más de 20 años después de aquella apuesta.

Clásico en tanto que ofrece lo que se espera de un gran tinto de Ribera (hay estructura y hay madera, pero muy bien integrada en el conjunto), esa elegancia no está reñida con un carácter muy vivo que lo hace más apetecible a la hora de beber y expresa como pocos el potencial de la tempranillo.

Anda sobre los 30 euros. La versión magnum por algo más del doble -esa es la que hemos podido probar- es sensacional si una botella se nos queda pequeña.

Finca Valpiedra Reserva Blanco 2016

Nuestra relación con los vinos de guarda es complicada. Su nombre lo deja claro, y este blanco de Finca Valpiedra tiene por delante una interesante vida y evolución. Pero lo cierto es que la curiosidad y la impaciencia suelen ganar y la guarda acaba siendo escasa y el descorche temprano.

En realidad no pasa nada porque este 2016 ya llega al mercado listo para beber y con un perfil único y muy interesante. No es que lo blancos reserva de Rioja sean algo nuevo, pero sí es cierto que son muchísimo menos conocidos que sus hermanos tintos.

Así que asomarse a ellos con este vino, uno de los proyectos más personales de la bodegaFamilia Martínez Bujanda, es un auténtico lujo. De los blancos más ricos e interesantes que hemos bebido últimamente. Cuesta unos 50 euros.

Ritus 2017

Volvemos a Ribera para probar otro gran tinto: Ritus, la referencia más cuidada de bodegas Balbás y donde está casa juega con las mejores cepas de una de sus fincas más elevadas (940 metros). Unos metros que, además, son parte del nombre y la cuidada presentación con la que se comercializa.

Tempranillo y merlot combinadas en un vino del, al probarlo, nunca diríamos que tiene 15 grados. Equilibrado y fresco, la lista de aromas y sabores que vienen a la cabeza es tan larga que casi preferimos pedir otra copa que hablar de frutas rojas o también del tostado. Anda sobre los 30 euros.

Tesalia 2017

Ya hemos hablado por aquí alguna vez de los vinos de esta bodega relativamente joven de Cádiz. Pero como cualquier excusa es buena para mirar al sur, apetecía probar la añada 2017 de Tesalia para comprobar que todo sigue en orden: un gran vino que ha sabido lidiar con el calor para reivindicar desde Arcos de la Frontera los tintos del sur.

Mandan la uva petit verdot y la syrah, con una pequeña presencia de tintilla de Rota local y algo de cabernet. Una combinación que -nos explicaba el enólogo de la casa- responde a un único objetivo: hacer el mejor vino posible.

Como siempre nos pasa, nos quedamos rápido sin adjetivos para no repetir las ideas de equilibrio y elegancia -tras una entrada ciertamente potente en este caso- pero es que esos dos términos lo describen perfectamente. Se encuentra por unos 30 euros.

Arnau Oller 2016 

Fin de viaje con un último brindis en una de esas pequeñas regiones vitivinícolas (DO Pla de Bages, en la provincia de Barcelona) de las que nos encanta hablar y probar cosas. Y en este caso apuntamos alto con uno de los vinos más reconocidos dentro de esta denominación de origen: Arnau Oller, de la bodega Oller del Mas.

Un vino de finca a base de merlot (90%) y picapoll tinta (10%) que busca ser la expresión de un territorio. Otra de esas ideas que suena a tópico desgastado, pero que vinos como este pueden abanderar con orgullo.  ¿Es potente? Sí. ¿Es también en cierto modo suave y, sobre todo, elegante? Sin duda.

En definitiva, un tinto complejo y magnífico. Su precio se mueve entre los 30 y los 35 euros.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí