Por aquí somos firmes defensores del sandwich como apaño perfecto para solventar una comida o una cena de forma decente. Simplemente hay que usar buenos ingredientes y ponerle un poco de cariño al tema para elevar nuestro sandwich o bocadillo a otro nivel.

Pasarlo por la plancha suele ayudar mucho en este proceso. Un sencillo mixto o bikini bien tostado puede ser una auténtica delicia. Y, como en casi todo, hay trucos para que nos quede bien.

Los trucos del queso

Algunos son más o menos conocidos: presionar bien el sandwich si lo estamos haciendo en la sartén, o usar una plancha doble que permita ejercer esta presión son claves para conseguir un pan bien tostado y un queso fundido en el interior.

Sí, el queso fundido suele ser un buen atajo para convertir casi cualquier sandwich en algo más. Si queremos que quede realmente bien, como alternativa a la típica loncha de queso podemos usar queso rallado o bien trocearlo o rallarlo nosotros antes de ponerlo entre pan y pan.

El tostado perfecto

Pero volviendo al tema del tostado exterior, recientemente hemos descubierto y probado un sistema realmente efectivo para conseguirlo. Y que puede resultar un poco sorprendente: en vez de mantequilla usar mahonesa.

Según leemos en Mashed, untar un poco de mahonesa en el exterior del pan de molde antes de pasarlo por la sartén consigue un tostado perfecto gracias a la reacción de Maillard, esa misma que hace que la carne quede crujiente y sellada por fuera al aplicar calor.

Aunque con mantequilla u otra grasa también se puede conseguir un buen resultado -tal y como hemos hecho siempre-, aquí la diferencia está en que quedará mucho más crujiente.