Esto será lo primero que se cocinará en el espacio


Aunque la dieta habitual de los astronautas se basa más en criterios puramente prácticos -peso, volumen y aporte nutricional- que en gastronómicos, de vez en cuando en la ISS (Estación Espacial Internacional) también pueden darse algún capricho.

Además de las versiones deshidratadas o listas para preparar de algunos platos típicos de las diferentes nacionalidades, hasta allí ha subido también pizza o helado. Incluso hay quienes piensan en llevar cerveza, aunque pensando más en el futurible turismo espacial que en los que están allí trabajando y que, lógicamente, tienen vetado el alcohol.

Pero lo que todavía no ha ocurrido en el espacio es que se cocine algo. No hablamos de echar agua caliente a un plato deshidratado, abrir una lata o calentar algo, sino de cocinar.

Una última frontera que podría estar a punto de caer gracias al proyecto de la cadena de hoteles Double Tree by Hilton y la empresa Zero G Kitchen especializada en electrodomésticos capaces de trabajar en gravedad cero.

Su plan es tan sencillo como seguramente caro: embarcar un prototipo de horno y masa de galletas para ser horneadas en la ISS.

Sí, efectivamente y si nadie lo impide o se adelanta, una cookie con pepitas de chocolate será lo primero que el ser humano cocinará fuera de la Tierra.

Más allá de los posibles chistes sobre nutricionistas intergalácticos enfurecidos por la idea y por el origen promocional del proyecto (Hilton ya ha anunciado sus planes para, ejem, montar un hotel en la Luna), detrás de esta aparente tontería hay un tema serio: los viajes tripulados a Marte o más lejos harán necesario que los astronautas preparen su comida o incluso cultiven parte.

Una cosa está clara: para llegar tan lejos y volver necesitarán algo más que galletas de chocolate.