Una forma peculiar de combatir las avispas gigantes asiáticas: comérselas

Al oír hablar de avispas gigantes asesinas, cuesta imaginar que la primera reacción sea relamerse y no salir corriendo. Pero resulta que estas avispas que tienen atemorizado a medio Estados Unidos y cuya playa se ha sumado a la larga lista de noticias que están haciendo de este 2020 un año para olvidar, también tienen sus fans gastronómicos.

¿Las avispas se comen? Pues como ocurre con muchos insectos que por aquí no figuran en el recetario tradicional, hay lugares en los que son una delicia. Y ojo con torcer el morro, que seguro que nuestros caracoles, en muchos sitios, harán poner la misma cara.

Pero volviendo a las temibles vespa mandarinia, según leemos en The New York Times, en Japón tienen una técnica infalible para vengarse de este insecto que solo allí causa unos 50 muertos al año: comérselas. De hecho, en la región central de Chobu incluso hay un festival gastronómico en el que las avispas son las protagonistas.

La gracia es ver quién consigue el nido más grande de avispas -pueden llegar a pesar 7 kilos-, y tras la competición hay puestos que venden diferentes platos a base de avispas, desde arroz con larvas de avispa hasta brochetas con el bicho entero y bien crujiente.

En el vídeo se puede ver alguna sugerencia para cocinar las avispas y sus larvas. La verdad es que da un poco de cosa, pero la protagonista asegura que estas avispas son exquisitas tras cocinarlas y dorarlas con mantequilla.

«Son ligeras y crujientes, dejan una agradable sensación de hormigueo en la boca al comerlas», explican quienes se han animado a probarlas. No suena mal, pero la verdad es que por ahora estas avispas no tienen un hueco en nuestra lista de platos que nos gustaría probar.

1 COMENTARIO

Los comentarios están cerrados.