Haier Multi-bebidas: probamos el espumador de leche que también quiere ser cafetera, tetera…

¿Qué es un «multi-bebidas»? Esa misma pregunta nos hicimos al descubrir este pequeño electrodoméstico de Haier que promete «elaborar bebidas calientes, todo en uno». Café, chocolate, té y leche sin necesidad de cápsulas, explican.

Reconocemos que a primera vista nos costó un poco entender el concepto. ¿De verdad este aparato es también una cafetera? ¿Podemos preparar de verdad un café con leche o un chocolate a la taza apretando sólo un botón?

Para salir de dudas, durante unas semanas le hemos hecho un hueco en nuestra cocina para ver de lo que es capaz y si merece la pena pagar los 150 euros  que cuesta este Multi-Bebidas I-Master Series 5 de Haier.

Y la verdad es que una vez desempaquetado y en marcha todo queda mucho más claro. Se trata, a fin de cuentas, de un espumador de leche que va un paso más allá ofreciendo la función de calentador de agua y, de paso, la capacidad de preparar café, té o cacao caliente. Todo dependerá, claro, de los ingredientes que añadamos y del programa seleccionado de entre las siete opciones disponibles.

Es bastante compacto para todo lo que ofrece y el acabado es bonito. Un punto a favor si la idea es tenerlo siempre a la vista en la encimera y sustituir unos cuantos electrodomésticos. Además del aparato y la jarra, incluye un pequeño cepillo para la limpieza y cuchara medidora, ambos imantados para ponerlos en el lateral. Buena idea. También un pequeño colador que nos hará falta para el café e infusiones.

Pese al tamaño de la jarra, en realidad la capacidad es bastante limitada. Podemos calentar como mucho 21 cl de leche o 35 de agua. Es decir, de café o de té. Justo para una taza generosa o dos igual un poco cortas.
El funcionamiento no puede ser más sencillo: una resistencia que gira en la taza es la pieza clave del sistema. Una vez enchufado, basta con apretar el botón de la función correspondiente y listo.
Es realmente rápido y en poco más de un minuto la leche estará caliente o conseguiremos una espuma de leche caliente o fría muy densa. En realidad, tal vez demasiado si la idea es utilizarla para un café.
Es decir, no se airea y emulsiona como en un cafetera expreso, sino que se consigue una espuma mucho más compacta. Así que la idea es ejercer de baristas caseros, mejor parar el programa cuando veamos que la textura es la deseada, sin esperar a que termine.
Pero reconocemos que lo que nos tenía más intrigados era lo del café. Según las instrucciones, se trata de añadir agua, café molido y accionar la función correspondiente. Tras calentar y remover el agua con el café, se pasa por el colador incluido y ya tenemos un café en menos de dos minutos.

¿Funciona? Sí. ¿El resultado es bueno? Aquí tenemos más dudas. Como siempre, dependerá del café que usemos y del nivel de exigencia, pero lo cierto es que este sistema de calentado y batido -algo así como un café de puchero, pero más tecnológico- no nos ha parecido mejor que un café de filtro convencional.
Es verdad que el control de la temperatura y el tiempo es muy interesante para este tipo de infusiones que normalmente no requieren agua hirviendo, que puede quemar el café o el té. Es una ventaja a destacar, cierto, pero también es verdad que quienes se preocupan por este tipo de detalles seguramente no pensarán en un aparato todo en un o para preparar café o té.
¿Pero merece la pena? Es bonito, relativamente compacto, rápido y muy fácil de usar. También de limpiar, por cierto. Lógicamente no se puede meter en el lavavajillas, pero con el cepillo suministrado y un poco de jabón queda perfecto.
Su precio está en línea o un poco por encima de espumadores de leche de primeras marcas, aunque aquí se le suman las citadas funciones adicionales. Precisamente ahí es donde está la gracia de este aparato, que puede ser realmente interesante para quienes vayan a utilizarlo para algo más que calentar o espumar leche.