Una vinoteca conectada: probamos la Haier Wine Bank 50 Series 7

Hace ya unos años que los electrodomésticos conectados e inteligentes (ese “smart” que aparece en todos lados) son parte habitual de muchas cocinas. Es verdad que su utilidad real varía según el aparato en cuestión y los usos, pero en algunos casos suman funciones interesantes.

Así que teníamos curiosidad por probar una de las vinotecas de Haier que incorporan esta conectividad. Así que a las cuestiones clásicas a revisar en estos electrodomésticos (capacidad, diseño, consumo…) aquí se le suman las funciones que se pueden realizar desde una aplicación y que, básicamente, nos van a permitir ajustar algunos controles del aparato, pero también llevar un control de los vinos almacenados.

¿Necesitas una vinoteca?

Efectivamente, esa es la primera pregunta que toca hacerse antes de hablar de aplicaciones o Wi-Fi. La respuesta es relativamente sencilla: si tienes más de una docena de vinos de cierta calidad y que quieres que aguanten en condiciones un tiempo, sí. Así de fácil.

Más allá de lo que lucen los vinos en una vinoteca o por una simple cuestión de orden, la estabilidad de la temperatura es clave para no llevarse sorpresas cuando dentro de unos años abras ese vino que has guardado con cariño. Los calores del verano, la luz y, no digamos, si están en la cocina los cambios de temperatura, acabarán afectando a los vinos, así que una pequeña inversión puede ser buena idea.

¿Capacidad? Siempre se va a quedar pequeña, asúmelo. Así que mide el espacio disponible y aprovéchalo a tope. Dentro de la gama Haier hay modelos más pequeños y otros de mayor capacidad, pero este Wine Bank 50 Series 7 con espacio para 42 botellas presenta una relación muy buena entre lo que ocupa y lo que permite guardar.

El diseño es bonito y discreto. No hace falta que tengas una cocina o una despensa de revista de arquitectura para que quede bien y tanto suelta como integrada luce estupenda. El control táctil en un panel que no está a la vista siempre, la luz interior y las baldas extensibles de madera son parte de sus estupendos acabados.

Estamos hablando de una vinoteca que anda sobre los 600 euros y que, por tanto, ni es ni pretende jugar en la liga de las económicas, sino en una gama media muy interesante. Algo en lo que no sólo tiene que ver ese diseño o la capacidad, sino sobre todo la zona de dos temperaturas independientes o su funcionamiento sin vibraciones y ruido.

Lo primero es importante para los vídeos, lo segundo para nosotros porque hay en el mercado muchas vinateras sencillas cuyo compresor acaba resultando bastante molesto, sobre todo si la colocamos en una estancia donde estamos habitualmente.

HoN App

Hay más datos técnicos interesantes, como el control de humedad interior, o el cristal de la puerta con protección UV, que también ayuda a mantener mejor los vinos. Una puerta que, por cierto, se puede instalar con apertura hacia cualquiera de los dos lados, para facilitar que encaje mejor donde sea. También incluye cerradura y llave, por cierto.

Pero una de las claves de este modelo es la conectividad inalámbrica y las funciones de control remoto a través de la aplicación HoN App de Haier. Además de poder controlar el estado de la vinoteca desde cualquier lugar y, por ejemplo, ajustar la temperatura de cualquiera de las dos zonas, una de las funciones más interesantes está desarrollada en colaboración con Vivino.

Desde la marca lo definen como una vinoteca virtual y su funcionamiento es muy sencillo: fotografiamos la etiqueta y automáticamente se suma a nuestro archivo de vinos, con todos los detalles de la botella e incluso sugerencias de maridaje y opción de comprar la referencia.

En realidad, nada que no podamos hacer con cualquier aplicación de vinos, sólo que en este caso se trata de tener un registro de las que tenemos en la vinoteca. Sería ideal, claro, poder tener un sistema de actualización automático que tuviera al día las botellas que quedan y las que se van consumiendo sin necesidad de hacerlo de forma manual, pero tampoco nos pasemos que con menos de un centenar y siendo aficionados al tema es bastante sencillo poder hacerlo a mano.

En cualquier caso, un plus para una vinoteca que ya cuenta con buenos argumentos más allá de esta conectividad que igual o interesa tanto a muchos de sus potenciales compradores. El tamaño comedido, la capacidad, el buen diseño, la zona de dos temperaturas y el funcionamiento silencioso son una excelente carta de presentación para esta Haier Wine Bank 50 Series 7 que, además, puede presumir de una muy buena relación calidad-precio dentro de esta gama.