El preocupante caso de la cerveza y el machismo gastronómico

La mayoría de mujeres aseguran que, alguna vez, han vivido esa bonita situación en la que el camarero de turno da por hecho que el resfresco es para ella y la cerveza -o cualquier otra bebida alcohólica- es para él. Lo contábamos el otro día a raíz de un estudio realizado por Cervezas Ambar.

Y los comentarios y reacciones en redes sociales vinieron a confirmar lo que ya suponíamos: ellos saben mucho mejor que nadie lo que les pasa a las mujeres de este país. Tuvimos exabruptos de todos los gustos y colores, en su mayoría con un rancio olor a Varon Dandy flotando en el ambiente.

Desde los que aseguraban que eso era otra patraña feminista -que hubiera muchos comentarios de mujeres confirmando que, efectivamente, ocurría a menudo es un detalle menor para los señoros– a quienes se sentían ofendidos porque a ellos lo que siempre les ponían era la cuenta -otro de esos machismos normalizados, por cierto- o los que simplemente quitaban gravedad al asunto.

Y es verdad que tener que cambiar una cerveza o una copa de vino de un lado a otro de la mesa no es comparable con los centenares de asesinatos de mujeres, con las manadas que rondan por ahí sueltas, con la diferencia salarial entre hombres o mujeres, o con que algunos -políticos incluidos para rascar votos- cuestionen la veracidad de las denuncias por violencia.

Evidentemente, con este panorama, una cerveza servida a él en vez de a ella es casi un chiste sin importancia. Lo mismo que la tontería esa de que el vino blanco sea para ella y el tinto para él, que la carta de vinos también sea para el hombre, que a las mujeres se les sirva primero en una mesa -otra de esas costumbres instauradas con normalidad y de la que algún día tendremos que hablar- o que se de por hecho que la cuenta es para él. Cada vez pasa menos, por suerte, pero sigue pasando.

Pensándolo bien, más que chistes son el reflejo de ese machismo diario, instaurado durante décadas en la sociedad y que también se da en el mundo de la gastronomía. De hecho, casi más preocupante que los comentarios de turno es comprobar que en ese sector también hay muchos que firmarían ese tipo de argumentos. Por llamarlo de algún modo.

Los del ‘ni machismo ni feminismo’ que se ofenden cuando alguien echa cuentas de las Estrellas o premios para ellas y para ellos, habla sobre acoso sexual en la cocina, o de ninguneo histórico a las mujeres.

Pero seamos optimistas, ese tufo a rancio pasará. Sólo es cuestión de abrir bien las ventanas y de un poco de tiempo. Por ahora, que se hable cada vez más de estos temas y que a algunos les moleste tanto parece un buen síntoma.

19 COMENTARIOS

  1. Cuantas gili…. hay que leer. Ahora todo es machismo, pues a mí me han enseñado abrirle la puerta a una persona que venga cargada con paquetes, sea hombre, mujer o neutro. No veo machismo en servir primero a una señora, aunque la verdad es que normalmente cuando vamos a comer y el camarero trae los platos lo que pregunta es quien pidió tal cosa, no que pidió la señora.
    Hay que trabajar la igualdad en la humanidad, pero en otras cosas como pueden ser el acceso a los estudios a todo el mundo que tenga capacidad para ello , y ganas por supuesto, pero no estar haciendo cuotas y chorradas de esas.

  2. A mi me pasa con el vino tinto, yo mi vino y mi marido su martini, pero vamos que me la refanfinfla, lo cambio de lugar y punto….

  3. Y estos son los gravísimos problemas que tienes que aguantar por ser mujer en España. Que en TODA la administración pública no haya ni una sola guardería no es un problema para la mujer madre y trabajadora, claro. La falta de conciliación de horarios familiares y laborales tampoco. No vais a morder la mano de os da de comer verdad?

  4. La primera vez que lei esta estadistica no pense, «que machistas los camareros», pense «que mentirosas son las mujeres». No me creo que al 76% de ellas les haya pasado esto, que a 7 de cada 10 mujeres el camarero les haya puesto el refresco sin preguntar antes. De hecho ni siquiera creo que el 76% de las mujeres sean bebedoras de cerveza.
    Yo no bebo cerveza, pero cuando vamos en grupo los camareros cuando llegan con la bandeja de bebidas siempre preguntan o se quedan esperando alguna señal para saber donde tiene que poner cada vaso.

  5. «La mayoría de mujeres aseguran que, alguna vez, han vivido esa bonita situación »
    Frase sexista (hembrista). Cada vez que una mujer vive esa situación, un hombre también la vive.

    «su mayoría con un rancio olor a Varon Dandy flotando en el ambiente»
    Frase profundamente sexista (hembrista concretamente), criticar a un género por una colonia.

    «porque a ellos lo que siempre les ponían era la cuenta -otro de esos machismos normalizados, por cierto»
    ¿Machismo? ¿Por qué no es hembrismo normalizado?

    «no es comparable con los centenares de asesinatos de mujeres,»
    Frase sexista (hembrista).
    Por cada mujer asesinada hay aproximadamente 2 hombres asesinados. Que te importe sólo cuando asesinan a las de tu género es un sexismo de primera.
    Claro que ya el hecho de comparar que intercambien las consumiciones a una pareja con un asesinato da idea de cuán fuera de lugar está tu razonamiento.

    «Lo mismo que la tontería esa de que el vino blanco sea para ella y el tinto para él»
    Quieres decir que eso es otra discriminación hacia el hombre (hembrista), ¿no?

    «que a las mujeres se les sirva primero en una mesa»
    Otra discriminación contra el hombre. Más hembrismo.

    » o que se de por hecho que la cuenta es para él»
    Otra más. ¿Te das cuenta cuántas discriminaciones sufrimos los hombres?

    «Pensándolo bien, más que chistes son el reflejo de ese machismo diario, »
    Hembrismo, ha querido decir. ¿No?

  6. Bueno, es que eso ya empieza muucho antes, con tu familia diciendo que las señoritas no beben ni se emborrachan, con los anuncios de televisión poniendo los refrescos a la mujer y la cerveza al hombre..todavía queda mucho por hacer, desgraciadamente, pero es pero que poco a poco esto cambie ( y yo lo vea)

  7. Machismo. Muchos hombres discreparon. ¡Machismo!

    Hombre por Dios, no daros la razón, habráse visto… X-DDD

    Por cierto, hubo varios mensajes preguntando por qué si se intercambian las consumiciones de ella y de él, la ofendida es ella. ¿Por qué no él?

    No vi una sola respuesta a esto.

    A lo mejor resulta que esa actitud no es machista sino hembrista. Y no oses discrepar de los que pensamos así, ¿eh?

    Me gustaría por una vez un argumento feminista. Pero argumento. Porque de los insultos a todo el que no opina como vosotras, no os sacan.

  8. Entonces, servirle el refresco a las chicas porque habitualmente éstas lo piden más a menudo implica que el camarero piensa que los hombres son superiores a las mujeres, ¿no? Sois geniales, 20minutos, de verdad. XD

  9. Madre mía el que firma como «Fer». Menudo personaje que debe ser. Fanatizado como un troll. Penoso.

  10. x #6: roba una vida porque nunca tendrás una propia.

    Igual hay suerte y optas algún día a los premios Darwin.

  11. Por el resto de los trolls machistas recalcitrantes, habría que veros en el día a día, chavales sin futuro que si mama leyera lo que poneis os dejaba sin postre, ninis titulados

  12. X #4 Maripaz: Pues claro, el mnachismo no es solo de hombres…

    Un pensamiento tan simple y poco trabajado denota o falta de capacidad o ganas de troleo simple y soso.

    Haztelo mirar y mirate algún libro de vez en cuando que falta te hace,

  13. No solo la cerveza, si pides por ejemplo un refresco y un refresco sin azucar al traerlo pondrán el sin azúcar a la mujer.

    Me ha pasado mil y una veces.

    La verdad es que el machismo está en el aire…

  14. Es cierto que sucede. A mi me ha pasado mushísimas veces, solo que casualmente los bares que frecuento son servidos por camareras, no por camareros. ¿Son acaso camareras machistas? Yo pensaba que era cortesía simplemente…

  15. Yo me siento discriminado cuando me ponen una cerveza en vez del refresco que he pedido, ¿que se creen que soy un alcohólico?

  16. Ya estamos con las tonterías.

    Se sirve primero a las mujeres por cuestión de protocolo (eso si el camarero es profesional, sino como quieran), y se sirve por la izquierda y se retira por la derecha, ni machismo ni nada.

    Segundo, ya preguntan cuándo se pide la carta de vinos (Por ejemplo), quien la quiere ver y quien lo quiere catar (sin mirar si es hombre o mujer).

    Y cuando pides la cuentas, normalmente se la ponen a quién la ha pedido (hombre o mujer)

    Ya basta de victimismos.

    A ver cuánto dura publicado

Los comentarios están cerrados.