Crema de cacahuete para gamers: las marcas apuntan a este nuevo filón comercial

Se presenta como la primera crema de cacahuetes para gamers del mercado. Algo que nos genera dos preguntas: ¿Qué demonios tiene de especial este producto como para que vaya dirigido específicamente a los profesionales o entusiastas de los videojuegos? Y, sobre todo, ¿realmente hacía falta?

La respuesta a la segunda nos la sabemos. También la explicación, porque las estanterías están repletas de productos que nadie ha pedido ni necesita. Para resolver la primera duda, leemos los detalles de este producto lanzado por la marca malaya Jobbie en colaboración con Zotac Gaming Malaysia.

Pero la verdad es que no nos queda nada claro. Fuente de energía para que los gamers rindan al máximo -explican-, la idea es zamparse esta crema de cacahuetes con fresas y arándanos deshidratados directamente del bote con una cuchara. Se supone que así es más cómodo sin soltar el mando para jugar y, suponemos, más higiénico que meter el dedo en el tarro y luego dejar hecho un asco el mando de la Play, la Xbox o el teclado.

Vaya, que más allá del diseño así como muy juvenil y como si hubiera leds de colores -no se puede ser gamers sin eso, como todo el mundo sabe-, se trata de una crema de cacahuete similar a otras que ofrecen en su catálogo y que, por ahora, solo están disponibles en Malasia, a un precio de unos 12 euros el bote.

Lo más interesante del asunto es cómo la industria alimentaria está oliendo el nuevo filón. De hecho, más de uno estará leyendo esto y preguntándose a qué esperan para lanzar los Donettes Gamers, los Risketos Gamers -lo del pringue de las manos será un reto para los de I+D, suerte con ello- o las pizzas gamers.

Ah no, que eso ya lo acaba de inventar Dani García junto a nuestros amigos streamers y residentes en Andorra. Una prueba más de que el chef es único a la hora de ver nichos de mercado.

Más si tenemos en cuenta las muestras de cariño que nos han dedicado estos días los fans de El Rubius y compañía mientras juraban que a partir de ahora solo se iban a a alimentar de hamburguesas y pizzas con la imagen de sus ídolos.

Pero volviendo a la crema de cacahuete, hay que reconocer que al menos es mucho más saludable que todas esas bebidas energéticas para gamers que desde hace tiempo inundan el mercado. Dirigidas en muchos casos -de forma más o menos sutil- a menores, ojalá el plan que el Ministerio de Consumo esbozó el verano pasado para regularlas siga adelante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí