Café a 2,90 y cerveza a 4,90 euros en la cumbre de la OTAN

Este año los clásicos ‘clavazos’ veraniegos -esos tickets estratosféricos de terrazas, chiringuitos y demás- llegan desde un lugar un tanto inesperado: la cumbre de la OTAN en Madrid. Y es que este encuentro político de máximo nivel también tiene su vertiente gastronómica. Y, por lo visto, bastante cara para los periodistas que durante estos días están cubriendo este cita internacional.

Así lo señalaba en su cuente de Twitter un fotógrafo de Europa Press que está trabajando en la cumbre de la OTAN y que se mostraba asustado por el precio del café en una de las cafeterías de IFEMA. A 2,90 el café con leche. Precios más caros que un aeropuerto o un área de servicio y que, como indicaba, pueden suponer un palo a los periodistas freelance que no tengan otro remedio que pasar por caja durante la cobertura.

Curiosamente, es el café donde más parece irse el precio en la carta de la cafetería de IFEMA. El café solo a 2,50 está lejos de ser un precio normal -salvo locales de café de especialidad, y nos confirman que no es el caso- pero la carta de comida parece algo más comedida en sus precios, con bocadillos sobre los 7 euros y ensaladas entre 8 y 9 euros.

Tampoco parece la cumbre de la OTAN un buen lugar para quedar para tomar unas cañas: la cerveza va a 4,9 euros. La buena noticia es que por sólo 10 céntimos más puedes pedir una cerveza artesana.

¿Pero los periodistas acreditados no tienen comida en la sala de prensa? Pues no. Sólo café y agua gratis. El café -nos cuentan- no demasiado bueno, con lo que muchos optan por pasar por caja y pagar esos casi 3 euros por un café con leche. De todos modos, el café dura poco y para media mañana sólo queda agua y leche en los dispensadores de la gigantesca sala de prensa, nos confirman desde allí.

Quienes quieran comer con plato y cubiertos, pueden optar por una pequeña carta que incluye propuestas como ensaladilla rusa a 8 euros, salmorejo a 7,70 euros o guisos a 15 euros. También hay una propuesta de menú del día por 20.35 euros que incluye primero, principal, pan, postre y bebida.

Un precio más que correcto en comparación con lo del café y la cerveza. Sobre todo teniendo en cuenta que hablamos de IFEMA y una cumbre repleta de periodistas trabajando, no de un chiringuito de la plata de Formentera.