Consejos para cocinar un chuletón

792A0687

Las Jornadas del Buey que cada año organiza el Grupo Sagardi en sus restaurantes de Madrid, Barcelona y Valencia se han convertido ya en una de esas tradiciones que nos gusta respetar. Somos así, vemos un chuletón de buey y para allá que nos vamos corriendo. Pero en esta décima edición hemos aprovechado la visita para algo más que dar un poco de envidia con el menú «Tolasaldea» (65 euros) que ofrecen y que pudimos degustar.

Y es que si de algo saben en estos restaurantes vascos regentados por los hermanos Mikel e Iñaki Lz. de Viñaspre es de brasa y de chuletones. La carne de vaca vieja es una de las especialidades de su carta centrada en la gastronomía tradicional vasca, pero durante estos días el protagonista es el buey. Es verdad que no es fácil encontrarlo y que mucha de la carne que se comercializa como tal no lo es, pero Imanol Jaca, de Cárnicas Txogitxu se encarga cada año de buscar un par de bueyes para estas jornadas tan especiales.

A partir de esta excepcional materia prima -que llega al restaurante tras madurar en cámara entre 15 y 20 días- sólo hace falta dominar la parrilla. Y Manel Jiménez, chef ejecutivo del grupo, nos explica cómo lo hacen ellos.

Es verdad que en casa no vamos a tener una parrilla con carbón de encina y semejante potencia, pero algunos consejos sirven igualmente. Empezando por lo básico: dejar atemperar la carne unas horas antes de ponerla en el fuego.

Tras esto, fuego lo más alto posible para sellar una de las caras, se da la vuelta y se sala la otra cara. ¿Cuánta sal? Sin miedo porque la carne ya va cogiendo la que necesita mientras se va haciendo al fuego. Se repite la operación, tostando ahora la primera capa de sal y salando la segunda. Y se remata con una tercera vuelta. El tiempo variará lógicamente según la potencia del fuego, grosor y peso del chuletón pero, según nos explica el cocinero de Sagardi, aproximadamente hace falta un minuto por cada 100 gramos de carne.

De todas formas, siempre queda la opción de acercarnos durante esta semana a uno de los restaurantes de Sagardi. Eso sí, hay que darse prisa porque los chuletones de estos bueyes sólo durarán unos días más.

8 COMENTARIOS

  1. Ya están solucionados los problemas de configuración del vídeo. Perdonad las molestias.

  2. doe tiene razon, yo tampoco lo he podido ver.
    Con el tema de la sal «la carne ya va cogiendo la que necesita» , querras decir que la sal sobrante estara en la superficie de la carne, ¿verdad?

  3. Para cocinar un chuletón se necesita un chuletón , lo que ya solo está al alcance de los pocos que lo tienen todo sin merecerlo, ya sabeis a quien me refiero.

    Clica sobre mi nombre

  4. Pues pocos bueyes quedan autóctonos si es que quedan, daos prisa. Bueyes nacidos en Checoslovaquia criados y engordados en Irlanda y troceados y distribuidos en y desde el país vasco. Y si no Chile, argentina Uruguay etc.
    En cualquier caso no me pierdo uno.
    Una vez vi cómo ponían en chuletón de canto en la parrilla. Pregunté.
    Es para que el hueso transmita el calor pero no se haga más.
    Qué hambre!!

Los comentarios están cerrados.