Sep 102014
 
DSC01174

Ni boutique del pan ni tonterías de esas. Para hacer pan hay que mancharse de harina, como nos demuestra Sergio en el obrador de Labeko.

¿Cómo es posible que en una ciudad con el poderío gastronómico de Bilbao, el pan sea una asignatura pendiente? En realidad no es una excepción. La historia se repite por todo el país, aunque la buena noticia es que en los últimos años cada vez son más los oasis panarras en lo que antes era sólo un desierto.

La primera vez que oímos hablar de Labeko fue, como no, gracias a Ibán Yarza. ¿Dónde encontrar buen pan en Bilbao? En Kresala venden pan de Labeko, apuntaba. De aquello hace años, porque ahora, aquel panadero que empezó en su garaje -suena a start-up tecnológica y todo- tiene su propia panadería en el Casco Viejo de la capital vizcaína. Y hasta allí nos condujo la muy bilbaína Biscayenne en una de nuestras visitas. Con unos guías así por tu propia ciudad, da gusto.

El caso es que la panadería de Sergio Álvarez va camino de cumplir su primer año en el Casco Viejo (Carnicería Vieja, 4), cerca del Mercado de la Ribera y convertida ya en un lugar de peregrinaje para todos los que quieren encontrar buen pan en el botxo. Incluidos grandes cocineros, porque durante nuestra visita, hace ya unos meses, por allí nos encontramos con Álvaro Garrido, del cercano restaurante Mina.

¿Y cómo se salta del obrador debajo de casa a una panadería así? Con mucho valor, sin duda. No fue algo muy planeado -nos explica Sergio- y hubo muchas dudas ante una inversión así. Y es que lo de que una panadería tenga su propio obrador parece algo bastante lógico, pero no siempre es lo habitual por estas tierras, apunta.

Continue reading »

Ago 132014
 

Gastroguia2014

Gente que cuando viaja le da igual comer cualquier cosa. De esos que a los 10 minutos ya están entonando la copla de que como-en-España-en-ninguna-parte. Qué pereza de gente, oye. Pero como sabemos que vosotros no sois de esos, os gusta ir al mercado cuando visitáis una ciudad y saber qué se come y dónde en cada lugar, hemos recopilado nuestras recomendaciones viajeras por si este verano os pasáis por Londres, Ámsterdam, Bilbao o Barcelona.

Si es así, no dejéis de echar un vistazo a estos vídeos donde os contamos que en Amsterdam no os podéis perder su bocadillo de croquetas; dónde está la mejor comida callejera de Londres; las bodegas imprescindibles de Barcelona a las que los turistas no llegan y, por supuesto, los mejores pintxos clásicos de Bilbao.

Además, quienes se escapen a Nueva York deberían hacer un hueco en su ruta hamburguesera para descubrir Burger Joint y su peculiar localización. Algo más cerca queda Oporto, con dos recomendaciones: probar la francesinha y descubrir que se puede cenar a base de latas y patatas tan ricamente. Quienes pasen estos días por Florencia pueden huir de las manadas de guiris de los cruceros refugiándose en el mercado central para probar un bocadillo de callos junto a una Moretti en el Nerbone.

Así que tomad buena nota mientras hacéis las maletas.

Londres, street food de la buena. El antídoto contra todos esos enterados que dicen que en Londres no se come bien es llevarles de paseo por estos tres lugares que os proponemos para probar comida callejera de la buena.

Continue reading »

Jun 062014
 

txikito_02

Los de Bilbao, además de nacer donde nos da la gana, también bebemos donde queremos. Y, normalmente, cuanto más grande mejor. “En vaso ancho” es una de esas frases que ayudan a identificar a un bilbaino -vasco en general- a la hora de pedir en la barra de cualquier bar del universo conocido.

Pero es verdad que, lo mismo que el otro día hablábamos de esa copa especial para los “asiáticos” de Cartagena, en el botxo también tenemos una especie de vaso oficial a la hora de practicar el noble deporte del txikiteo. Es decir, ir de bar en bar bebiendo vinos -vinos pequeños, de ahí lo de txikito- con la cuadrilla.

Un vaso enorme y pesado que los de más de 30 años es posible que recuerden vagamente pero que hace ya años que está desaparecido de los bares. Ahora, la gente de Txikito.es se ha propuesto recuperarlo. De momento en plan souvenir bilbaino, aunque esperamos volver a verlo pronto en las barras.

Continue reading »

May 072014
 

Ahora lo que se lleva son los pintxos de diseño. La cocina en miniatura, que dicen algunos en plan repipi. Pero antes de que todo eso existiera en Bilbao ya se estilaba lo de amortiguar los txikitos de vino con algo para engañar al estómago. Gildas, champis, pinchos morunos… los pinchos clásicos y básicos de toda la vida, vaya. Así que con la gran Ana Vega -mundialmente conocida como Biscayenne– ejerciendo de cicerone bilbaína de lujo, hemos recorrido algunos de estos bares y sus pintxos míticos. Y tenemos un vídeo para demostrarlo.

Era Semana Santa y algunos los pillamos cerrados, pero otros ahí estaban, a pleno rendimiento. Las gildas del bar Txomin (Iturribide, 2), los  pinchos morunos del Melilla y Fez -sus tortillas también son épicas- un poco más arriba en esa misma calle, los chorizos al infierno del Bacaicoa (Plaza Unamuno, 2) acompañados de zurracapote, unos tigres en el Baste (María Muñoz, 6) y unas patatas rellenas de Txomin Barullo (Barrenkale, 40). Pasen y vean. No se puede ser más de Bilbao, ¡la hostia!

Feb 282014
 

DSC00108

¿Pero las crestas de los gallos y gallinas se comen? Pues sí. Aunque de entrada pueda sonar raro y ya habrá alguno poniendo gesto torcido, por lo visto no es nada nuevo ni el penúltimo invento ahora que lo de la casquería vuelve a pegar fuerte. Según leemos por aquí, ya el mismísimo Leonardo da Vinci las incluía en su recetario y por algunas zonas como Zamora son medianamente conocidas.

Nuestro primero y, por ahora, único encuentro con ellas fue en Bilbao. Concretamente en Xukela (Perro, 2), un bar muy conocido del Casco Viejo en el que además de los vermuts preparados el pintxo de cresta de gallo es todo un clásico.

¿A qué sabe? Gran pregunta. Lo cierto es que tanto por textura como incluso por sabor nos recordaba a una seta y por lo que comenta más gente por ahí no parece que la comparación es muy habitual. En este caso, eso sí, el chorrito con la dichosa reducción de módena está de más.

Continue reading »

May 292013
 

DSC03856

Nos gustan los cocineros que, además de darlo todo en los fogones, demuestran un entusiasmo contagioso por lo suyo. Por eso nos cae bien Aitor Elizegi, veterano chef, maestro del bacalao y empedernido bloggero. Por eso cada vez que pasamos por Bilbao intentamos inventarnos alguna excusa para acercarnos a Bascook (Barroeta Aldamar, 8), el más reciente de los tres restaurantes que regenta Elizegi tras el Gaminiz (Zamudio) y el Baita Gaminiz, también en la capital de Bizkaia.

La carta de Bascook -puesta al día cada temporada y presentada en un original formato periódico- bien merece invertir unos euros para probarla en todo su esplendor. Pero si el presupuesto no llega y los bocadillos informales de Panko -también de la mano de este hiperactivo cocinero- se quedan cortos, hay una alternativa interesante: pasarse cualquier mediodía festivo y probar el menú

Por 23 euros (IVA y bebida no incluidos) es posible escoger dos platos de la carta -algunos se quedan fuera pero la mayoría están incluidos- y uno de los tres postres de la casa. No es el menú del día más barato de Bilbao, pero la creatividad de la cocina y el agradable local ayudan a comprender que el precio es bastante equilibrado.

Continue reading »

Jul 252012
 

El décimo aniversario de uno de los mejores hoteles de Bilbao -y sin duda el que puede presumir de las mejores vistas sobre el Museo Guggenheim- y la inauguración del restaurante Doma con la firma de Martín Berasategui. Cuesta pensar en una ocasión mejor para visitar la capital de Bizkaia. Suponiendo que haga falta una excusa para plantarse en Bilbao, claro.

Instalados en la terraza del Gran Hotel Domine Bilbao donde se encuentra el nuevo Doma y con Puppy y la silueta de titanio del conocido museo como telón de fondo, el cocinero vasco y Raul Fernández-Acha (director general del hotel) brindaron por el décimo cumpleaños del establecimiento y la inauguración del nuevo restaurante de Martín Berasategui, que desde hace años ya ejerce de consejero gastronómico de la cadena de hoteles Silken.

Continue reading »

May 092012
 

Comer bien en Bilbao no tiene demasiado mérito. Aunque la tontería y la modernez culinaria también ha llegado a orillas del Nervión -algún que otro lugar ya nos ha recordado a Barcelona más de lo que nos gustaría- por ahora y por suerte los vendehumos son minoría.

No obstante, siempre hay ganas de conocer la última novedad. Y según nos cuentan nuestros informadores locales ahora mismo Bascook es uno de los restaurantes que más está dando que hablar. Aunque en nuestra última visita fracasamos estrepitosamente al intentar encontrar mesa en plan urgente -esa pueda ser una buena señal- esa misma noche acabamos en Panko, un local bastante nuevo y que como Bascook también lleva la firma del cocinero Aitor Elizegi.

Situado en pleno centro de Bilbao (Marqués del Puerto, 4), la idea es bastante sencilla: un local agradable y bien decorado junto a una carta breve que tiene el pan como principal protagonista. De hecho, Panko es también panadería (a 3,80 € la hogaza, por cierto), cafetería y, para rematar ese cierto ambientillo neoyorquino, los fines de semana por la mañana también ofrecen brunch.

Continue reading »

May 042012
 

La “Carolina” es posiblemente el pastel más típico de Bilbao. La versión original es un merengue sobre una cazuelita de hojaldre -similar a la que se usa para el pastel de arroz, otro de los clásicos bilbainos- y decorada con franjas amarillas (yema de huevo) y negras (chocolate). Pero aprovechando la efervescencia futbolera que se vive en la ciudad con el Athletic a punto de ganar dos finales -con todo el cariño a los del Athlético de Madrid y a mis conciudadanos del Barça- los pasteleros del botxo han ideado esta edición rojiblanca, que se está vendiendo como churros. Las de la foto son de Arrese, una de las pastelerías más conocidas y veteranas de Bilbao.

Nov 182011
 

Uno potente, perfecto para quitar el hambre: platano, jamón y queso rebozados,  con un toque de miel por encima para darle más contundencia al asunto. La combinación es tan explosiva como parece, pero el resultado no está nada mal. Cafetería El Molinillo, Bilbao.