¿Smash tortilla burger? Las tortillas (también veganas) que sueñan con ser hamburguesas

Cada 9 de marzo, «Día de la tortilla de patata», asistimos al debate de si es mejor con o sin cebolla. Es verdad que ya aburre y que seguramente hace años que se ha dicho todo lo que había que decir, pero es un tema jugoso, que da click así que ahí vamos todos los medios de cabeza.

Pero, vayamos un poco más allá. ¿La tortilla de patata con o sin huevo? ¿Con pepinillo y queso y entre pan o mejor con salsa brava? Preguntas que seguramente indignarán a los puristas de este gran invento, pero que no asustan a los de Bilbao.

Nosotros hemos crecido viendo en la barra de los bares tortillas de patata con txapela y rellenas de txaka (surimi de cangrejo), jamón y queso con bien de mahonesa, o con chorizo, pimientos… Así que sí, a favor de ponerle cosas a las tortillas.

El restaurante Lust de Barcelona -con envío a domicilio a través de Glovo- se lo han tomado al pie de la letra y han inventado lo que ellos llaman «smash tortilla burger«. Que en realidad no tienen nada de burger, pero se entiende el concepto y las referencias a las populares smash burgers.

Aquí sustituimos la carne por pequeñas tortillas de patata, bastante finas que se acompañan con queso, salsa y se sirven entre pan y pan. Un formato innovador del clásico bocadillo de tortilla que parece estar teniendo mucho tirón y que, la verdad, está rico. Ni es ni pretende ser la mejor tortilla del país, pero está claro que tiene su público.

Aunque también saben preparar tortillas clásicas, evidentemente en este caso la tortilla es un elemento más en un sandwich donde el pepinillo, el queso o incluso la salsa de trufa tienen mucho peso. Es su producto estrella, con un discurso y una imagen en línea con cadenas como Vicio y compañía.

La versión vegana

A lo de la tortilla smash, Lust ha sumado recientemente otro invento: «la primera tortilla de patatas vegana en España». Igual es mucho decir, pero es verdad que se trata del primer restaurante que establece una alianza con UOBO, la marca de huevo vegetal, como ellos se denominan. De nuevo, los parecidos con las hamburguesas y la carne vegetal, son evidentes.

Hemos tenido ocasión de probarla y, como siempre hacemos con las versiones veganas, la pregunta no es sólo si está buena, sino también si se parece a una tortilla estándar. Algo pasada de sal y con un color y aspecto no demasiado apetitoso si nos fijamos en la tortilla, se vende sólo en este formato bocadillo con queso, salsa, pepinillo…

El conjunto está bueno y seguramente daría el pego si no decimos que es una tortilla sin huevo, pero también es verdad que con queso casi todo vale. El truco, por llamarlo de algún modo, es similar al de las hamburguesas veganas y parece claro que a ellos les funciona. Veremos si también con las tortillas.