Mermelada de clementina y vermut. Receta para los desayunos navideños y acompañar tablas de queso

© Emma García

Tenemos que reconocer que las clementinas concretamente la variedad clemenules originaria de Nules (Castellón) son de las cosas que más nos gustan del otoño. Si pensáis que todas son iguales, buscadlas en el mercado y comparad, no volveréis a comprar otras. Es una pena que no haya todo el año, pero por suerte la temporada es larga. 

Con la fruta que más nos gusta y con nuestra bebida predilecta para los aperitivos, el vermut, hemos preparado una deliciosa mermelada casera y de paso aromatizado toda la casa. Hace un tiempo ya prepararemos otra mermelada de lo más original con calabaza, naranja y jengibre que también quedó buenísima.

Para la receta de hoy, nos hemos -más que- inspirado en los amigos de mi mermelada favorita de quien os hablamos hace un tiempo y su increíble mermelada de naranja y vermut. Tienen muchas variedades estupendas en su web pero esta es una de nuestras preferidas. 

A continuación os contamos como hemos preparado nuestra humilde versión con clementinas de temporada. 

Ingredientes

  • 500 g. De clementinas (sin la piel ni hilos blancos)
  • 250 g. De azúcar 
  • 50 ml. De vermut rojo
  • Zumo de medio limón
  • Ralladura de la piel de una clementina

Elaboración

  1. Pelamos las clementinas y quitamos todos los hilos blancos.
  2. Separamos los gajos.
  3. Los ponemos en una olla con el azúcar, el zumo de limón y el vermut.
  4. Rallamos la piel de una clementina (sin nada de parte blanca) previamente lavada y la incorporamos a la olla. 
  5. Cocinamos a fuego bajo durante 30-40 minutos, removiendo de vez en cuando.
  6. Trituramos el contenido de la olla en una batidora o robot de cocina hasta conseguir la textura que queramos, más o menos triturada. 
  7. Volvemos a pasar el contenido a la olla y cocinamos 10-15 minutos más a fuego bajo o hasta que espese.

    © Emma García
  8. Pasamos la mermelada a un tarro de cristal y guardamos en el frigorífico.