El supermercado con «cajas lentas» donde, además de pagar, se puede charlar

Como todo el mundo sabe, la caja de al lado siempre va más rápida que esa en la que te has puesto tú. Que si hay un pedido para llevar a casa, que si alguien se ha olvidado pesar la fruta, que si el código de barras no funciona…

Eso, claro, en los supermercados que no han hecho como las gasolineras y han instalado cajas automáticas que, en realidad, significa que tú mismo te cobras la compra, alguien pierde un puesto de trabajo, y la cadena en cuestión optimiza sus beneficios.

El caso es que la los supermercados Jumbo de Países Bajos han decidido seguir justo el camino contrario con la iniciativa kletskassa, que literalmente significa ‘cajas para charlar’. Es decir, frente a las cajas rápidas para pagar y salir pitando, aquí la idea es ir sin prisa, e incluso pasar un rato hablando con la persona que te cobra la compra.

La idea es parte del proyecto Coalición Nacional contra la Soledad que, impulsada desde el Ministerio de Sanidad del país, quiere luchar contra el aislamiento de las personas mayores. Además de tener un rincón del café para que puedan pasar un rato hablando mientras hacen la compra, hace unas semanas estrenaron estas cajas tan singulares.

Se trata posiblemente del primer «paga y conversa» del mundo, explican los responsables. Al menos intencionado, porque seguro que alguna vez todos hemos ido con prisa y nos ha parecido que las dos palabras que decía la persona delante nuestro en la cola eran como si estuviera leyendo El Quijote.

Perfectamente identificadas para que nadie acabe por error en una de estas cajas y le de un ataque de estrés, no está de más aprovechar la idea para recordar que también en las cajas normales, con o sin prisa, se puede saludar, dar las gracias y ser educado con las personas que están trabajando. Y que, en cualquier caso, nunca tendrán la culpa de tu prisa.