Ene 282013
 

DSC01883

Nos encantan los garbanzos y estamos en temporada de alcachofas. Estas dos profundas reflexiones vitales son el origen de una de esas recetas inventadas bajo el conocido lema de “vamos a mezclarlo que seguro que está bueno”. Además, es de sobra sabido que los garbanzos se llevan bien con las verduras de invierno (espinacas, berza…) así que, ¿por qué no probar con la alcachofa?.

En realidad el invento -suponiendo que no estuviera ya inventado, que es mucho suponer- es una versión un poco más invernal y caliente de una receta a la que nos hemos vuelto adictos: los garbanzos salteados con anchoas, atún y espinacas frescas.

El toque exótico llega con el higado de bacalao. Teníamos por casa una lata y éste ha resultado un buen uso, aportando un poco de gracia y sabor potente a la receta. Si no tenemos a mano o el concepto “hígado-de-bacalao” provoca cara de repelús entre los potenciales comensales, podemos sustituirlo sin ningún problema por anchoas saladas o bacalao desmigado.

Continue reading »