‘Tortiguesa’, así es la original combinación de tortilla y hamburguesa

Convertir la tortilla de patatas en una base para jugar con ingredientes y variaciones. A algunos les asustará la idea de Tapazia, un local en el barrio de Gracia de Barcelona especializado, precisamente, en tortillas que se salen de lo habitual. A nosotros, que hemos crecido en Bilbao con tortillas rellenas de queso, jamón o txatka con mahonesa -junto a las canónicas, claro-, nos parece que de ahí pueden salir cosas ricas.

Y, por ejemplo, la tortilla negra con calamares en su tinta y chistorra que preparan está realmente rica. La carta es amplia y de lo más original: la Frida, con un toque mexicano (bacon, jalapeños, queso…) o la Pattayya, con gambas, curry thailandés y cilantro, son solo un par de ejemplos.

Todas son en tamaño individual, se preparan al momento y se puede elegir el punto de cocción, para que estén contentos los amantes de las tortillas líquidas y los que son más del bando de los mazacotes. También hay tortilla normal y corriente, con o sin cebolla, por cierto.

Pero Liad y Vicky, al mando de esta tortillería barcelonesa, han querido ir un paso más allá. En el confinamiento -nos explica ella- se les ocurrió combinar la tortilla con la hamburguesa y el resultado son las tortiguesas, otra de las estrellas de su carta.

En algunos casos la idea es tan sencilla y resultona como meter estas tortillas entre dos pan tipo hamburguesa y sumar a los ingredientes de la propia tortilla los clásicos del las hamburguesas: tomate, lechuga, queso, salsa… Las tortillas son individuales, pero ojo, porque si en plato ya llenan, entre pan y pan son bien potentes.

Pero en realidad, es la tortiguesa Tapazia la que se toma más al pie de la letra su condición de híbrido entre tortilla y hamburguesa porque, en este caso, la tortilla está rellena de carne picada. ¿Guarrindongada o genialidad? En realidad son compatibles.