Cómo hacer ‘Frigopie’ casero: la receta más sencilla de este mítico helado

Fotos de Emma García para LaGulateca

Es uno de esos helados míticos de nuestra infancia que, por suerte, han sobrevivido hasta hoy. Tanto que, aunque sea un producto de Frigo -y muy copiado-, es casi una marca por sí solo.

¿Podemos hacerlo en casa? Por supuesto. La receta no tiene ningún misterio y, de hecho, si utilizamos los moldes de la firma Lékué con forma de helados míticos, también incluyen todos los pasos para prepararlo de forma muy sencilla y con un sabor y forma que se acerca bastante al original.

Para los que quieran algo todavía más natural y original, nos hemos animado también con una segunda versión perfecta para la temporada de cerezas.

Ingredientes 

  • 75 ml de leche
  • 50 g de azúcar
  • 2 Petit Suisse de fresa
  • 50 ml de nata para montar

Para la versión con cerezas sustituimos los ‘Petit Suisse’ y la leche por…
  • 200 g de cerezas
  • 125 g de queso mascarpone

Preparación

Mezclamos en un bol los Petit Suisse y la leche. Montamos la nata con el azúcar siguiendo los consejos que ya dimos en su momento para conseguir la nata perfecta, y que son especialmente útiles con el calor del verano.
Cuando la nata esté montada, la añadimos a la mezcla del otro bol, removiendo con suavidad. Rellenamos los moldes y dejamos en el congelador unas 3 o 4 horas. Desmoldamos -salen muy fácil y sin romperse- y listo.
Si nos decidimos por la versión con fruta natural -nosotros hemos probado con cerezas porque están en temporada, pero se puede adaptar a lo que haya en la frutería-, lo primero es lavar y deshuesar las cerezas. Las trituramos con la ayuda de una batidora o robot de cocina, y mezclamos con el queso mascarpone.
Añadimos a esta mezcla la nata montada, y ya solo faltará rellenar los moldes y congelarlos. El color y sabor varía en este caso bastante respecto al helado original de Frigo -y las diferentes versiones comerciales que han ido apareciendo-, pero el toque de las cerezas le queda realmente muy bien, y siempre será más sano recurrir a la fruta fresca.
Una de esas recetas perfectas para entretener a los más pequeños si andan por casa de vacaciones y, sobre todo, para refrescar los postres y las meriendas con un helado casero que gusta a todo el mundo.

3 COMENTARIOS

Los comentarios están cerrados.