Los contagios se dan en los bares, no en las manifestaciones, asegura un informe en Estados Unidos

No llevan mascarilla, pero es una foto de stock, que no cunda el pánico (Foto: GTres)

El mapa de rebrotes de coronavirus en España empieza a resultar preocupante. Aunque, por suerte, la situación no tiene nada que ver con la que viven ahora mismo países como Brasil o Estados Unidos, sí resulta suficientemente preocupante como para que los diferentes gobiernos automáticos estén tomando decisiones para atajar esta tendencia y reforzar las medidas preventivas.

Mensajes de preocupación que se combinan con las recurrentes imágenes de lugares en los que hay más gente junta de la que el sentido común ahora mismo indica que sería recomendable. Sobre todo si las mascarillas brillan por su ausencia, como ocurre en muchos casos.

Aunque por suerte parece que la crispación política se ha calmado un poco y los debates sobre el papel que las manifestaciones han tenido en los contagios y la pandemia han desaparecido, un reciente estudio en Estados Unidos arrojaba un dato que merece la pena tener en cuenta.

No para reanimar polémicas, sino para recomendar prudencia a esos hosteleros que a veces parecen tener demasiada prisa por volver a la normalidad. A la económica, se entiende.

Y es que según explicaba hace unos días Eater, en el estado de Idaho (Estados Unidos) un estudio ha demostrado que la mayoría de contagios se producen en bares y no en las manifestaciones. Incluso durante los días de protestas contra el racismo tras el asesinato de George Floyd, el mayor foco de contagios estuvo en los locales de ocio.

Por supuesto, no se trata de extrapolar conclusiones de uno a otro país. Y más en una situación en la que lo que se sabe sobre la transmisión de la Covid-19 va cambiando de semana en semana. Pero en este caso el razonamiento parece bastante claro: en las manifestaciones, si no hay gritos, se habla poco, hay mascarillas y están al aire libre, la posibilidad de contagio es mucho menor que en los bares.

Aquí, la falta de mascarillas al beber, la inhibición que produce el alcohol y, en algunos casos, la necesidad de hablar más alto para comunicarse, hacen que se conviertan en potenciales focos de contagio.

Algo que concuerda con las recientes declaraciones de Anthony Fauci, un prestigioso experto en la materia y responsable del control de pandemias en Estados Unidos desde hace décadas. Preguntado por su opinión sobre los restaurantes, el epidemiólogo aseguro que él ahora mismo no se planteaba hacer nada dentro de los establecimientos.

2 COMENTARIOS

  1. si protestas contra la opresión blanca ,,, tranquilo no lo pillas,,,, merecemos la extinción total. por imbéciles.

Los comentarios están cerrados.