Esto cuesta alquilar la cocina de Julia Child en la Provenza

Decir que es uno de los sueños recurrentes de cualquier aficionado a la cocina tal vez sea pasarse. Pero lo cierto es que poder cocinar en la misma cocina que utilizó durante años la mismísima Julia Child en la Provenza nos parece algo maravilloso.

¿Fetichismo gastronómico? Tal vez, pero es que, con o sin Child, lo cierto es que es una cocina preciosa. Y localizada en una casa, La Pitchouneque ella y su marido construyeron y usaron como residencia de verano durante tres años, y a la que también nos iríamos unas semanas mañana mismo.

Se trata de una pequeña propiedad (tres dormitorios) que parece sacada de una postal de la Provence y cuyo principal atractivo es, sin duda, la cocina que ocupa una pequeña casa independiente junto a la principal. Está tal cual la dejo Julia Child, prometen sus actuales propietarios. En las fotos vemos una cafetera Nespresso, así que suponemos que algún nuevo electrodoméstico sí se ha incorporado al menaje.

Pero el espacio, la decoración, las cazuelas y sartenes de cobre colgadas siguen tal cual. De hecho, la cocina de Le Peetch -así se conoce esta casa, que incluso tiene entrada propia en la Wikipedia– fue diseñada como una réplica de la que Child tenía en su casa en Cambridge (Massachusetts). En 2015 salió a la venta y, según leemos, se pedían 860.000 dólares por ella.

¿Pensando en pasar unos días cocinando y releyendo las recetas de Julia Child en este paraíso gastronómico? Pues, sorpresa, no es sencillo ni mucho menos barato. La mayoría del año funciona como una exclusiva escuela de cocina a la que, básicamente, estadounidenses con dinero van a pasar unos días para aprender cocina francesa.

No las recetas de Child, matizan quienes gestionan esta exclusiva escuela, aunque es evidente que el espíritu de esta gran cocinera y divulgadora lo impregna todo en esta casa.

También las tarifas, porque en Courageous Cooking School los cursos con estancias de 6 días (5 noches) cuestan a partir de 6.000 dólares. En habitación compartida, más concretamente. Con barra libre de vinos franceses, eso sí.

Otra posibilidad es alquilar directamente toda la casa. Encontrarla disponible no es nada fácil, porque solo se ofrece durante unos pocos meses al año en las temporadas de verano e invierno. De hecho, la propiedad también está disponible en Airbnb, y aunque se habla de un precio a partir de 650 dólares por noche, la realidad parece un poco diferente.

Según se puede ver en la propia web, ya están cerrando reservas para 2023 y apuntando propuestas de fechas para 2024, y el precio de un pack de 6 noches con servicio de cocina, vinos y demás sale por, ejem, 18.000 euros.