El truco viral para cocer la pasta en menos de dos minutos: ¿funciona?

Cocer la pasta más de lo necesario es deporte nacional por aquí. Así que en una incursión por TikTok frenamos en seco al ver que alguien asegura conocer el truco para que la pasta quede bien, cociéndola apenas un par de minutos. 

¿Qué brujería es esta? ¿Se nos ha quedado corto eso de al dente y ahora se va a poner de moda comer la pasta cruda? Teniendo en cuenta cómo se sirven muchos arroces en los restaurantes, con granos en modo perdigón, nunca se sabe.

La pasta, tras una noche a remojo y antes de cocerla (Foto: Emma García)

Por supuesto, el tema tiene truco. Y además no es nada nuevo, porque una rápida búsqueda nos revela que en 2015 ya se hablaba de esta singular técnica. Entendemos que sin probarla, porque no se cuestionaba demasiado una idea que chirría por todos lados.

La primera pregunta obligada es por qué quieres cocer la pasta en dos minutos. ¿Tu vida es tan estresante que dedicarle 9 minutos a unos espaguetis te trastoca la agenda? Si es así, lo que necesitas es otro trabajo, no cocer la pasta en menos tiempo.

Aclarado este importante punto, y dispuestos a jugar -todo sea por ahorrar algo de gas o electricidad-, la idea es muy sencilla: dejar la pasta en remojo 24 horas antes de cocinarla. Tiempo suficiente para que Italia nos declare la guerra (con razón) y para que luego basten un par de minutos de cocción para rematar el plato.

La cocinamos menos de dos minutos en salsa de tomate. Bien de queso por encima para salvarla (Foto: Emma García)

Ya puestos, lo suyo es cocinarla ese tiempo directamente en la salsa que usemos y no otra vez en agua como leemos que alguno propone por ahí. En cualquier caso, hemos querido probarlo en casa y, sorpresa, el resultado es lamentable. La pasta, no ya sobrecocida como los macarrones que hacía tu madre (y que te encantaban), sino absurdamente pastosa.

Por supuesto, con una buena salsa y ración extra de queso queda comestible, pero en conjunto el truco es bastante absurdo. Otro más para anotar en la lista de consejos que nos encontramos por ahí y de los que mejor fiarse lo justo.