El médico de Trump le esconde coliflor en el puré de patatas para mejorar su dieta

Que se comporta como un niño de 6 años es uno de los comentarios más repetidos por muchos analistas políticos al hablar de Donald Trump. Algo que no se limita solo a cuestiones de geopolítica internacional, sino que también es aplicable a su dieta y salud.

Que coma lo que le dé la gana mientras no provoque una tercera guerra mundial, apuntarán muchos con razón. Puede ser pero, por lo visto, hay un equipo médico encargado de que el presidente de Estados Unidos coma mejor y haga más ejercicio. Lo segundo, explican, es una batalla perdida, así que se han centrado en lo primero, aplicando las mismas técnicas que uno usaría si su hijo no quiere comer verduras.

Y es que la pasión de Trump por la comida rápida en todas sus versiones hace que la coliflor, por ejemplo, no figure en la lista de ingredientes habituales de su menú. La coliflor, ni posiblemente cualquier verdura, legumbre o algo medianamente sano.

Pero según explica Ronny Jackson -médico de Trump- en una entrevista a The New York Times, hay un truco que siempre funciona: incluir la coliflor en el puré de patatas.

Cabe suponer que sin comentar este pequeño detalle al Presidente, exactamente igual que tampoco se lo dirías a un niño que no quiere comer verduras o al que le pasas la cebolla de la salsa para que no se la encuentre.

La otra medida estrella de este médico que ahora se postula a congresista en Texas -lo que seguramente le esté llevando a buscar titulares de forma desesperada- es «hacer menos accesible el helado». De nuevo, medidas aplicables a un crío de 5 años para un tipo que tiene acceso a armas nucleares.

¿Verdad que resulta muy tranquilizadora la idea? Casi tanto como lo que decía este mismo médico hace un tiempo sobre Trump y sus genes, tan buenos que con una dieta correcta podría vivir hasta los 200 años.