Y tú, ¿has hecho algo peor que comer pasta y pan durante el confinamiento?

Que por aquí somos fervientes admiradores de Gwyneth Paltrow no es ningún secreto. Es verdad que su obsesión por insertar cosas por diversas cavidades corporales suele generar polémica, pero lo que nadie cuestiona es su mérito como emprendedora: tomar el pelo a miles de personas con los productos de su marca Goop y sus peligrosos consejos sobre alimentación y salud tiene mucho mérito.

Pero incluso nuestra lideresa nutricional a veces flaquea y, según ha confesado ella misma, «se le va la olla». Y es que la pandemia mundial y el confinamiento pasan factura a todo el mundo. No has sido el único que ha lidiado como ha podido este último año con teletrabajo, hijos, crisis económicas, enfermedades, ansiedad…

Paltrow también lo ha pasado mal, hasta el punto de, según explicaba en un reciente podcast, tocar fondo durante el confinamiento. Aunque podría parecer que estamos bromeando con el sufrimiento de una famosa en una época que ha sido especialmente dura para todo el mundo, los detalles de la particular crisis de la actriz lo explican todo.

Y es que, como a estas alturas ya se ha publicado en todas partes, para ella tocar fondo significó que durante una semana bebió una copa de vino por la noche, comió pasta e incluso algo de pan. Un maldito infierno, vaya.

Dejando a un lado los chistes sobre lo de la copa de vino porque aquí hay poco que discutirle a la Paltrow -el alcohol no es saludable, punto-, lo que nos deja estupefactos es lo de la pasta y el pan.

¿Qué hay que tener en la cabeza para considerar que comer pan y pasta es «perder el rumbo»? Deducimos que, para ella, el problema es sucumbir al malvado gluten, pero incluso dentro del particular ranking de tonterías que suele decir, sorprende la falta de empatía con quienes lo han pasado realmente mal todos estos meses. Y lo siguen pasando.

No ya por ver a una famosa en su particular universo recordándonos que también en las pandemias -o sobre todo en ellas- sigue habiendo clases, sino por recordar, una vez más, la impunidad con la que difunde y vende su magufismo nutricional y lo poco que le interesa en realidad ese mundo real al que vende sus remedios.

Porque, por mucho que lo repita Gwyneth, ni el gluten es malo, ni los lácteos son, en general, malos. Ni tomar el café por vía anal es, así en general, una buena idea. Tampoco tomarse una copa de vino en casa por la noche, vale. Pero puestos a elegir, nos quedamos sin duda con lo segundo. Para acompañar un delicioso plato de pasta y un trozo de buen pan.

Cada uno sobrellevamos 2020 y 2021 como podemos.

1 COMENTARIO

  1. Pues yo me he aficionado a las patatas fritas y veo que es un vicio que tengo que corregir 🤷 🙄

Los comentarios están cerrados.