Dabiz Muñoz y la toxicidad laboral en la cocina: “Se puede ser feliz y buen cocinero sin tener que morir trabajando”

Ahora al menos ya no lo dicen delante de la cámara, pero todos hemos escuchado demasiadas veces a cocineros hablar de ello: si quieres dedicarte a esto, prepárate para sufrir, olvídate de horarios y días libres y borra de tu cabeza palabras como familia o conciliación. Un comentario recurrente en los corrillos de los veteranos e incluso de algunos jóvenes, que miran con cierta incredulidad a aquellos que hablan de querer salir del trabajo a una hora normal.

“Hace 20 años te decían que te olvidaras de tu familia si querías ser cocinero. A los de nuestra generación nos lo explicaron de esta forma, pero las cosas están cambiando para bien”, ha reconocido Dabiz Muñoz durante el tercer grado al que se ha sometido en Madrid Fusión. 

En realidad, se sigue escuchando aunque, como decíamos, ahora al menos la mayoría se cuidan de no decirlo en voz alta. Pero precisamente por eso es tan importante escuchar a alguien con la proyección mediática de Muñoz, y en un lugar como este, reivindicar que “se puede ser buen cocinero y feliz sin morir trabajando”.

Durante demasiado tiempo, la cultura del esfuerzo ha sido el eufemismo usado en la hostelería para referirse a la explotación. La toxicidad -alguno lo llaman todavía rock and roll- era la norma en las cocinas, donde solo los más fuertes o los que más gritaban eran los que triunfaban. Hablar en pasado es tal vez un ejercicio de optimismo, pero es verdad que las cosas están cambiando. 

Hace poco habría sido impensable escuchar a uno de los grandes cocineros mediáticos comentar que desde hace años va al psicólogo. Y que le ha venido muy bien. O abanderar un argumento como que si los números no salen pagando lo que toca y haciendo las horas legales, el problema es el modelo de negocio.

Fue algo que se comentó mucho hace años, cuando la polémica con los stagers: sin personal trabajando gratis, los restaurantes gastronómicos no son viables, decían. Pues entonces igual tienes que cambiarlo o cerrar, respondieron algunos para escándalo de los chefs. Dabiz Muñoz ha dicho exactamente lo mismo en el escenario de Madrid Fusión y no ha pasado nada.

¿Pero no es vincular el precio del menú de DiverXo a las condiciones del personal un poco trampa? La verdad es que sí, como ya dijimos hace tiempo. Pese a ello, confesamos que nos ha gustado el mensaje de Muñoz. Y, sobre todo, nos parece muy sano y necesario.

Ojalá todos los que le han aplaudido en Madrid Fusión se lo tomen en serio, también cuando no haya una cámara delante.  Y lo apliquen a sus negocios, discursos, horarios y salarios.

5 COMENTARIOS

  1. Más le valía dejar de mentir a los sucios medios y cuidar al personal que le da de comer. A los chavales que le hacen el stage gratis y después del servicio y limpiarlo todo te dice que fregues el suelo de rodillas
    Un tipo q se lo ha ganado todo el solito…. jajajaja
    Gentuza galardonada y luego salen todos con esos aires de ganadores y son unos estrellados
    Salud para los humildes!!

  2. Atraes lo que piensas, si buscas un trabajo de 40 horas semanales, con dos días libres a la semana, y 6 semanas de vacaciones al año como yo tengo lo obtienes. El problema es cuando te quejas y te quejas y te conformas con lo que te dan, es como decirle al empresario, me enfado, pero puedes seguir esclavizandome, el miedo es la peor cárcel.

  3. Hostelería es trabajoas duro que hay . Poco agradecido y esclavo no !!!!! Lo siguiente.
    Cuando todos de divierten y tienen tiempo libre . Tu estas ahí para complacer al público.
    Por un módico precio ……… Horas nocturnas . Por la tarde . Horario partido . Claro es precioso.
    Por eso nunca falta trabajo en hostelería .porque hay gente como yo que no la quiere ni muerta.

  4. Si , fuera de España donde los empresarios cumplen los convenios y no te esclavizan por 1000 cochinos euros 80 horas a la semana , donde te dicen que las horas extra en hostelería no se pagan…….
    Cuando quieres vacaciones te despiden y contratan a otra persona.
    Donde el salario no te alcanza ni para alquilar una casa.
    Me parece que esta gente debería ayudar a su sector y no seguir aprovechándose que es lo único que hacen ya que sus restaurantes sin los estudiantes estarían matemáticamente en la ruina
    YA BASTA D E TANTA Mentira

Los comentarios están cerrados.