Aunque a los medios nos encanta hablar de croquetas raras, de pasteles de croquetas o incluso de bocadillos de croquetas, a la hora de la verdad, el cliente es bastante más conservador cuando se trata de comer croquetas. O, mejor dicho, es más normal.

Así lo demuestra un estudio realizado con motivo del día Día Internacional de la Croqueta (16 de enero) por Croquetas Ricas para averiguar cuáles son las preferidas por los españoles.

Y el resultado no puede ser más contundente: las de jamón ibérico ganan por aplastante mayoría frente a otras variedades. Según los datos de esta compañía basados -suponemos- en sus pedidos a lo largo del pasado 2022, estas son, con diferencia, las más vendidas, hasta el punto de que un 66% de las croquetas encargadas son de jamón.

Bastante por detrás (12%) están las segundas clasificadas. Ni cocido, ni pollo: las de boletus tienen la medalla de plata en este ranking croquetero. El tercer puesto es para las de bacalao, con un modesto 7%.

Por detrás están las croquetas de queso en sus diferentes variedades (Idiazabal, azul, cabrales…), las de carne (pollo, cocido, morcilla…); mientras que las de marisco y verduras cierran esta lista croquetera.