Nata montada para el roscón de reyes: trucos para que quede perfecta

¿Todo listo para el roscón de este año? Da igual si es casero, lo compras en una buena pastelería o el presupuesto es ajustado y toca uno del super. En cualquier caso, mejor ponle tú la nata en casa antes de comerlo.

Si se trata de un buen roscón de pastelería, saldrá algo más barato sin el relleno. Si se trata de uno industrial hecho hace meses y congelado, la nata montada que prepares en casa será mejor que la que venga de serie el roscón de turno. De hecho, puede que incluso no sea ni nata.

¿Nata de bote?

Efectivamente, es la opción rápida y cómoda, pero en realidad montar nata casera es muy sencillo, y con un par de trucos quedará perfecto y hará que la nota de tu roscón suba muchos puntos.

Incluido, por supuesto, si te has animado con un roscón casero y quieres servirlo con una generosa capa de nata en su interior. Estás son las claves para conseguir en casa una nata montada rica, que no se baje a los 10 minutos, y que convierta cualquier roscón en uno de categoría:

La grasa de la nata

Esto es clave: hay que tilizar nata con más de un 35% de grasa. Lo ideal sería con un 40%, pero no es fácil encontrar en el supermercado. Algunas marcas como Central Lechera Asturiana ya ofrecen formatos por encima del 35% que funcionan muy bien.

La temperatura

Otra clave para que la nata se monte muy bien es que todo este lo más frío posible. Y cuando decimos todo nos referimos no solo a la nata, sino a que el bol para batir, o las varillas, mejor si están unas horas antes en el congelador. Puede parecer exagerado o un detalle menor, pero lo hemos probado y funciona.

Velocidad de batido

Si batimos a mano, no hay problema. Si usamos una batidora, nos ahorraremos unos minutos y agujetas, pero es importante hacerlo a velocidad suave y con paciencia, al final la nata se montará.

Subir la velocidad para conseguirlo más rápido no ayuda en nada. ¿Cuánto tiempo? Dependerá de muchos factores, pero se ve con facilidad cuando la nata está lista.

El ingrediente mágico: azúcar glass. 

Un truco que funciona muy bien es usar azúcar glass en vez de azúcar normal. La vamos incorporando poco a poco cuando veamos que la nata empieza a montarse. ¿Cantidad? Al gusto, pero para 200 ml de nata líquida nosotros solemos usar 100 gramos de azúcar glass.

¿Quieres nata más consistente?

Aunque con estos consejos ya conseguirás una nata montada casera estupenda, hay un truco más que puede venir muy bien si queremos que aguante algo más de tiempo como relleno del roscón y sin perder consistencia: añadir un sobre de los que se usan para preparar cuajada.

Lo hemos probado (un sobre para 200 ml de nata) y la verdad es que resulta infalible y mucho más fácil que las gelatinas o estabilizantes que vemos que se recomiendan en algunas recetas.