‘Cobardes y Gallinas’, los huevos más famosos del país se venden por suscripción

Dos docenas de huevos al mes con envío a casa por 17 euros. ¿Qué te parece la propuesta de Cobardes y Gallinas? Puede parecer extraño eso de suscribirse a unos huevos como si fuera Netflix.

Y es verdad que el precio tal vez asuste, pero si decimos que hablamos, posiblemente, de los mejores huevos de España y que hay lista de espera para conseguirlos, igual la cosa cambia.

“Es un lujo que muchos pueden permitirse”, asegura Jorge Camacho que, con Curro Ulzurrun, puso en marcha en otoño de 2019 este singular club que ya cuenta con miles de socios en el país. Tantos que no hay huevos suficientes para tanta demanda, de ahí la citada lista de espera.

Gallinas con vida de gallinas

Curro ya tenía las gallinas, las marcas y los clientes entre los mejores restaurantes de Madrid. Pero el modelo de negocio no era rentable y estaba a punto de tirar la toalla cuando Camacho entró en escena.

Veterano a la hora de emprender en industrias tecnológicas, la combinación de estos dos modelos fue clave para reorientar el proyecto y comenzar a vender a particulares.

“Me mudé a una casa, en el jardín tenía unas gallinas, me regalaron un gallo, criamos 40 pollos…”, recuerda. El caso es que por primera vez en su vida la gente le quería comprar algo que no vendía: los  huevos de aquellas gallinas. Así que con las 1.000 gallinas de Curro comienzan a vender a particulares con un sistema de suscripción mensual.

¿Y qué tienen de especial estos huevos? Lo primero: son muy frescos, se envían al día siguiente de la puesta y no llevan varios días en el almacén o en el lineal del súper. Además, son pequeños, al ser de gallinas jóvenes, lo que es un plus en la calidad, según nos explican.

Gallinas con vida de gallinas -nada de gallinas felices, reivindican- y muy bien alimentadas. De hecho, el pienso que comen (con semillas de lino, pimentón…) y el espacio que tienen para vivir y corretear todo el día son claves.

Y de categoría uno, por cierto. El cero es para los ecológicos y, según los responsables de la empresa, eso tiene más que ver con certificaciones que con la calidad de los huevos o lo bien que estén las gallinas. «Queremos darles de comer lo que sobra de la huerta o unos higos, como siempre se ha hecho, pero así no podemos ser ecos».

Huevos de colores

¿Pero están buenos? La verdad es que mucho. ¿Seríamos capaz de distinguirlos de unos normales y baratos del súper? Sí ¿Y de unos muy buenos? Eso ya es más complicado.

Pero si hay dudas, el intenso color de la yema y su densidad y resistencia son pistas que nos ayudan a distinguirlos. Otro detalle: al abrir el pack, sorprende ver huevos de diferentes colores. Todo normal, simplemente es que son de varias razas, nos cuentan.

Las gallinas se crían en diferentes granjas del país que firman un acuerdo con la compañía. Ellos se ocupan del pienso, de marcar los estándares de alimentación y condiciones de vida de los animales. «No somos intermediarios, nos integramos en sus instalaciones y gestionamos y supervisamos con nuestro equipo», explica Camacho.

Aunque la mayoría de sus clientes son de Madrid, también envían a todo el país. El precio sube en este caso a 19 euros al mes por las dos docenas. Más allá de los huevos, los suscriptores también pueden recibir en su casa otros productos de calidad (aceite, verduras, vermut…) que, según temporada y disponibilidad, ofrecen también dentro de este singular club gourmet.