Castañeros

Sí, Halloween se ha instalado definitivamente. Llega la noche del 31 de octubre y todo el mundo a disfrazarse. Pero en estas fechas y a pesar de la llegada -¿alguien ha dicho invasión?- de estas nuevas tradiciones los puestos de castañas siguen ahí. Es cierto que en algunas ciudades cuesta cada vez más encontrar uno, pero por ahora resisten. Un bidón con brasas es suficiente para asar kilos de castañas y boniatos durante todo el invierno. Algún que otro niño se asoma por allí para, sin truco ni trato, hacerse con una paperina de castañas.