Oct 312011
 

Seguro que por estas fechas más de uno ha sucumbido y con las excusa de los primeros fríos ya se han acercado a por unas castañas en los puestos que aparecen cada otoño por las calles. Puede que incluso alguien se haya animado con alguna salsa o dulce a base de castañas. Pero en realidad estos dos ejemplos son sólo una ínfima muestras del universo de productos y recetas que hay en torno a este humilde fruto.

En Viladrau (Girona) organizan desde hace años una feria dedicada a la castaña y los castaños que abundan por la zona del Montseny. Nos hemos acercado hasta allí y hemos descubierto todo un mundo basado en este fruto seco.

Aunque la estrella era la castaña asada directamente al fuego -la tradicional de la castanyada-,  hemos encontrado otros productos bastante curiosos e interesantes.

Una de las preparaciones que más juego da es la harina de castaña -sin gluten, por cierto-, que se vendía tal cual para poder cocinar nuestros propios bizcochos y galletas. Por supuesto también hay todo tipo de dulces y pasteles de castaña ya preparados para los menos cocinillas.

Otra idea muy original: pasta fresca de castañas. No pasta rellena con castañas, sino hecha directamente con la citada  harina de este fruto otoñal.

Los más golosos también pueden encontrar los célebres marron glacé que además estaban también combinados con chocolate blanco y negro. Hay castañas en formato bombón, mermelada, membrillo, almíbar y, aunque igual menos apetecible en estas fechas, también en helado.

Tampoco faltan las bebidas de castaña: licor de castaña, leche de castaña, un preparado para hacer bebida de castaña, incluso cerveza de castaña. Y además en dos formatos, uno hecho en Francia en el que utilizan harina de castaña y otro, fabricado en Catalunya en que se emplean castañas asadas.

Otra idea muy original: butifarra de castaña. Una variedad más para sumar a la interminable lista de este producto tan típico de la zona y que admite tanto setas, como escalibada, foie…

¿Y para acompañar? Exacto, nada mejor que un pan de castañas, que tampoco podía faltar en la lista de productos castañeros.

La cosa no queda ahí, porque incluso las variedades no comestibles de este fruto también parecen tener su utilidad. Nosotros somos un poco escépticos con estas cosas, pero por si alguien se anima a echarle fe al asunto, que sepa que llevar un número impar de castañas bastardas en el bolsillo ayuda para el dolor de muelas, las hemorroides, el dolor de espalda y para levantar el estado anímico. Por lo menos eso dicen.

La mayoría de estos productos pueden encontrarse en la tienda de Castanya de Viladrau, empresa dedicada a promocionar todo lo relacionado con el castaño y su fruto. Merecen una excursión.

Be Sociable, Share!
Marta Tañà

Periodista y madre, como destacarían en un anuncio de lácteos cualquiera. El alma cocinillas permite convertir la necesidad diaria de alimentar la familia en un placer. Comparable al de disfrutar de buena comida y buen bebercio.

Ver todos sus artículos


  One Response to “Universo castaña”

  1. […] El tercero y, modestamente, más innovador está hecho con harina de castaña que compramos en la feria de Viladrau, chocolate puro y pistachos enteros con un toque de sal para […]

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>