May 062013
 

DSC03713

Vale, arroz con cosas no es paella. Nos gusta el lema, pero si existe una pizza japonesa, ¿por qué demonios no puede haber también una paella al estilo nipón? Entre eso y que últimamente se nos va un poco la pinza a la hora de meternos en la cocina, el otro día decidimos darle una vida alternativa a un paquete de arroz para sushi que llevaba demasiado tiempo aburrido en el armario.

Setas shitake, un toque de jengibre, bien de cebollino, caldo de miso y salmón macerado en soja para rematar la faena. Y, alehop, paella japonesa. Ya suponemos que por tierras mediterráneas esta denominación podría ser constitutiva de delito, pero estamos convencidos de que por allí tienen asuntos más importantes que resolver que nuestra paella hereje. ¿Verdad?

Continue reading »

Nov 212011
 

Un par de rodajas de salmón muertas de risa en la nevera. ¿Otra vez a la plancha o al horno? ¿En papillote de nuevo? Aunque son dos fórmulas muy socorridas para preparar este pescado -y muchos otros-, esta vez se nos ha ocurrido probar algo diferente. Teníamos por casa un paquete de algas deshidratadas (Wakame, de Porto-Muiños) y ganas de utilizarlas en algún plato.

Una de esas recetas improvisadas que no tienen ningún misterio. No se tarda nada, queda realmente buena y además el resultado es aparente y con un aspecto sano y oriental -sobre todo si ponemos al lado un par de palillos- que vende mucho.

Lo ideal sería tener unos lomos de salmón bien gruesos, pero nos apañamos con cualquier cosa. Incluso esas rodajas mustias de las que hablábamos. Así el reto será mayor: convertirlas en algo medianamente decente.

Antes de nada, ponemos las algas en agua con un poco de sal, según las instrucciones. En el caso de estas wakame, 10 minutos es suficiente. ¿Cantidad? Depende de lo que nos gusten o del protagonismo que queremos que tengan en el plato. Su volumen aumenta considerablemente, así que con un puñado para dos raciones puede que sea suficiente.

Continue reading »