Dic 112013
 

Instagram_nubes

Lo de imprimir las fotos en chocolate o en la tarta hortera de turno no es ninguna novedad. Lo que sí es nuevo es este invento para encargar nuestras mejores -o peores- fotos de Instagram en forma de marshmallow, que es como los modernos llamamos a las nubes o jamones (sí, en Bilbao siempre han sido jamones) de toda la vida.

La idea es de Boomf, que por 12 libras nos permite encargar una caja con 9 de estas nubes con fotografías impresas. Y comestibles, evidentemente. Cada una de los chuches mide 4 x 4 centímetros y como son totalmente naturales (ejem) aseguran que pueden durar hasta medio año. De hecho, si alguien siente la insana necesidad de saber sus ingredientes, en su web lo detallan tras advertirnos de que es mejor no preguntar.

Se envían a todo el mundo, pero ojo que quienes estén pensando en esto como un regalazo para navidades no tienen demasiado tiempo: sólo se pueden encargar hasta el 13 de diciembre si queremos que lleguen a tiempo.

Todo sea por poder presumir de nuestro arte fotográfico. O por decirle a ese amigo pesado con Instagram que todos tenemos, lo que siempre hemos deseado: te vas a comer tus puñeteras fotos.

Oct 102013
 

InstagramDieta

Soñábamos el otro día con dietas de esas imposibles a las que nos apuntaríamos encantados. Pero, como suele ocurrir, a veces la realidad supera la ficción. O, mejor dicho, los siempre surrealistas estudios de mercado superan cualquier tontería que se nos pueda llegar a ocurrir.

La penúltima es lo que algunos ya han bautizado como la “dieta Instagram”. ¿Una alimentación a base de hamburguesas épicas y cupcakes de colores? ¿Una extraña terapia que consiste en comer rodeado de gaticos mientras enterramos nuestros pies en la arena de la playa? Nada de eso.

Y es que resulta que un reciente estudio de la Society for Consumer Psychology  ha llegado a la conclusión de que observar durante un tiempo imágenes de comida reduce considerablemente las ganas de hincarle el diente a esa misma comida que estamos viendo o a alimentos con sabores similares. Es decir, que ahora mismo a ninguno de nosotros nos apetecería zumbarnos una hamburguesa como esa de la imagen de ahí arriba. ¿Verdad?

Continue reading »

Abr 102013
 

Hamburguesa con queso azul en Lo-Fi, sashimi variado con Amaro, calçots con romesco y Toaster… No, no son nombres de platos de nueva cocina creativa, sino el título de fotografías que pueden encontrarse fácilmente en el perfil del Instagramer común.

Porque sí, somos muy pesados y nos gusta despertar envidias cibernéticas mostrando las viandas que vamos a meternos entre pecho y espalda. Y cuando decimos “muy pesados” queremos decir “muy muy pesados”, tanto que incluso algunos restaurantes neoyorkinos se plantearon prohibir las fotos en sus locales.

Hoy, no obstante, queremos animaros a seguir compartiendo vuestra comida en esta red social pero, esta vez, por una buena causa. Manos Unidas ha lanzado #FoodShareFilter, un filtro para Instagram con el que, además de mostrar tus creaciones culinarias, ayudarás a la ONG a luchar contra el hambre.

#FoodShareFilter puede adquirirse por 0.89€ en Apple Store y Google Play y el dinero recaudado con cada descarga irá destinado a los programas de ayuda contra el hambre de Manos Unidas. Además, cuando cuelgues tu comida del día aplicando este filtro, ayudarás a difundir la iniciativa entre tus seguidores. Así que ya lo sabes, comparte tu comida pero esta vez, de verdad.

Mar 052013
 

Fotos_restaurantes_01

Redes sociales, fotografía y el mundo de la gastronomía conforman uno de los maridajes a tres bandas más populares del momento. Un rápido vistazo a Facebook, Twitter y, sobre todo, Instagram evidencia que fotografiar y contar al mundo lo que se está comiendo es para muchos parte del ritual en el restaurante. Y una moda a la que incluso alguien ya le ha dedicado un Tumblr con imágenes de hipsters fotografiando comida. La mayoría se conforma con una foto rápida, sin dar la nota y, a ser posible, antes de que el plato se enfríe. Pero no siempre ocurre así.

“Un chef me contaba que un día un tipo se plantó en una mesa que no era la suya y les pidió a los comensales que le dejaran fotografiar lo que habían pedido”, cuenta Mikel Iturriaga autor del conocido blog El Comidista en El País.

Fotos_restaurantes_04

Más dramática parece la situación al otro lado del Atlántico. Tanto que, según explicaba hace unos días The New York Times, algunos restaurantes de la ciudad se estaban planteando regular el tema de las fotos en sus locales. ¿Vamos por ese mismo camino? ¿Es necesaria una normativa anti-fotos que elimine o modere el uso de las cámaras en los restaurantes?

Para Xavier Franco, reputado chef galardonado con una Estrella Michelín por su restaurante Saüc de Barcelona, intentar regularlo sería absurdo. “Desconozco hasta que límites puede llegar el tema en restaurantes considerados templos por su fama, pero creo que basta con tener mano derecha si algún cliente sobrepasa la línea de lo racional”.

Comparten opinión en Norte, un pequeño, recomendable y relativamente joven restaurante en el centro de la ciudad condal. “No nos molesta siempre que sea con mesura”, aseguran. “Es una satisfacción que la gente aprecie tu trabajo y quiera tener un recuerdo de ello”, apuntan desde la cocina de Säuc.

Continue reading »