May 312012
 

Hace unos años, cuando los niños no estaban rodeados de todos esos peligros que detallan en las noticias de Antena 3 y compañía, una de las grandes preocupaciones de las madres eran los -dígase con tono dramático- “helados de hielo”.

De hecho, para ellas la lista de los helados se dividía en dos: los buenos y los “de hielo”, que según nuestras progenitoras eran un billete seguro hacia unas anginas, por lo menos: – Mejor uno de esos de nata. – Pero eso es de nenas, yo quiero un Friguron. Y así todos los veranos.

Eran los 80 y eso significa que nos hemos vuelto unos viejunos nostálgicos. De esos que creen que cualquier helado pasado fue mejor, de los que suspiran por una reposición de “Aquellos maravillosos años” para ver a Winnie una vez más y de los que lamentan que muchos de esos maravillos helados se hayan quedado por el camino.

Continue reading »