May 242013
 

CrashLo bueno de saber más bien poco de vinos es que uno puede agarrarse a los dos criterios más extendidos a la hora de llevarse la copa a la boca: ¿nos gusta? ¿el precio es correcto? Si en ambos casos la respuesta es sí, estamos ante un vino al que merece dedicarle un minuto de atención.

El encuentro fortuito con este Ribera del Guadiana (Badajoz) se produjo hace unos días en un restaurante de Bilbao. Nombre curioso (Crash), precio moderado en carta (sí, nosotros también pedimos el segundo más barato) y una denominación de origen no demasiado habitual. La combinación perfecta para probar a ver qué pasa. Y nos gustó.

Lo cierto es que la etiqueta es de esas de doble filo. Llama la atención y consigue que rápidamente uno se quede con el nombre y pueda reconocerla en el escaparate. También tiene, por lo visto, un punto artístico suficientemente convincente como para que la Tate Gallery de Londres se fijara en él. Pero, reconozcámoslo, la creciente moda de etiquetas modernillas en los vinos está a medio paso de resultar cansina.

Pese a esa reacción casi innata de pensar que detrás de tanto diseño igual solo hay humo -se habla por ahí de un vino extremeño con precio bastante más alto y que clava este tópico- en el caso de Crash nos pasamos de suspicaces.

Continue reading »