Ene 162014
 
_DSC3332

Parece pintura, pero es una estupenda crema de remolacha con un toque de comino.

Aunque al pensar en robots de cocina lo primero es imaginar un trasto enorme y muy caro, también hay opciones más especializadas, compactas y asequibles. Este es el caso del “Más que sopas” de Philips que -a qué no lo adivináis- sirve para elaborar sopas y cremas.

Durante un tiempo le hemos hecho un hueco en nuestra cocina para probarlo. Fruto de nuestros experimentos hace ya unas semanas se pasó por aquí una señora crema de zanahoria al curry que quedó estupenda. Además, durante la larga convivencia con esta especie de termo-baditora han salido unas cuantas sopas, alguna compota -sí, también permite hacer compotas- y bastantes cremas.

Empezando por la que aparece en las fotos: una crema de remolacha con un toque de comino que se prepara en apenas 20 minutos. Este es posiblemente el mejor argumento del aparato: es fácil de usar y muy cómodo. Basta con dejar los ingredientes, elegir uno de los cuatro programas del panel superior y listo. Pasados unos minutos, unos pitidos nos avisarán de que todo está preparado. Además, como es termo, también puede aguantar la comida caliente unos 40 minutos.

¿Más ventajas? No abulta mucho, lo cual se agradece en cocinas pequeñas. Además, su precio -unos 100 euros- es bastante moderado en comparación con otros robots de cocina. Por otro lado la cocción rápida y hermética que se hace de los alimentos también contribuye a mantener la intensidad de los sabores.

No nos ha convencido tanto el sistema de limpieza. Aunque la parte de la tapa y la cuchilla no son un problema, el recipiente principal incorpora también la conexión eléctrica con lo que nada de sumergirlo ni mucho menos acercarlo al lavavajillas.

Continue reading »