Sep 122014
 

lego-1

¿Conocéis a Akihiro Mizuuchi? Probablemente no. De hecho, nosotros hasta hace unos días tampoco, pero a partir de hoy se convertirá en una de tus personas favoritas del mundo. Al menos eso nos ha pasado a nosotros. Y es que este ilustrador y diseñador japonés ha fusionado dos de las cosas más molonas del planeta: los Lego y el chocolate.

Sí, Mizuuchi ha diseñado un sistema para crear piezas de Lego hechas de chocolate. El procedimiento es el mismo que se utiliza para hacer bombones o figuras de chocolate: fundir chocolate, verterlo en un molde X, enfriar y desmoldar. Sólo que, en este caso, los moldes son reproducciones de piezas reales del popular juego de construcciones.

Continue reading »

Jul 182014
 

“¿Qué ha pasado con aquello de tomar un café? ¡Ahora se habla todo por Facebook!” ¿Te suena la frasecica? Sí, ¿verdad? Se repite casi tanto como las dichosas cadenas tipo, “Protege tu privacidad, clica en la flecha a la derecha y desactiva la opción… blablabla… cuelga esto en tu muro si… zzzZZzzz…”

Por si aún te lo preguntabas: sí, Facebook lo sabe (casi) todo de ti ¡hasta qué sabor de chocolate puede gustarte más! Como lo lees. Una conocida marca de chocolate instaló una máquina de vending en Sydney que suministraba chocolatinas basándose en los perfiles de Facebook de los clientes.

El funcionamiento era sencillo: sólo había que iniciar sesión y , mediante una aplicación, The Joy Generator -así llamaron al invento- seleccionaba la chocolatina perfecta para cada uno, basándose en sus intereses e interacciones en la red social y, al parecer, el porcentaje de aciertos de la aplicación fue bastante aceptable.

No se puede negar que la idea es buena, es más, desde aquí queremos hacer un llamamiento a los promotores de la iniciativa para que instalen máquinas de vending de empanadas gallegas, conservas de marisco y cervezas del mundo que funcionen con este mismo sistema.

Bromas aparte, aunque no deja de ser un juego, un poco de miedete sí que da. Pero mientras lo que nos vendan sean chocolatinas… Mirándolo por el lado bueno, ya tenemos con qué acompañar ese café.

May 152013
 

Lindt“En una cata a ciegas en Madrid Fusión fué elegido como el chocolate de mayor calidad del mercado, superando incluso a Nestlé y Lindt”. Algo así decía la campaña publicitaria que hace unos meses lanzó Lidl para promocionar el chocolate J.D. Gross que distribuye en exclusiva.

La publicidad existe para vender, no para decir la verdad. Es algo que resulta tan obvio -aunque a veces lo olvidemos- que los publicistas y firmas llevan décadas buscando formatos en los que los anuncios no parezcan publicidad.

Ahora se llama branded content -que suena muy fino- pero en la facultad de periodismo siempre se le llamó publirreportaje. Ojo, que no tienen nada de malo. Al menos siempre que se identifique como lo que es: publicidad.

El caso es que la agresiva campaña chocolatera de esta cadena alemana de supermercados nos dejó intrigados. ¿Es tan bueno este chocolate Amazonas con un 60% de cacao y que se puede encontrar por algo más de 1,5 euros? Tan sencillo como comprarlo y probarlo. Sí, efectivamente está muy bueno.

Pero no se trata de eso. La publicidad de Lidl -con sus correspodientes post patrocinados y más o menos identificados en diversos blogs gastronómicos- destacaba que no es que su chocolate fuera simplemente bueno, es que había quedado “por encima de Lindt” en la susodicha cata realizada en Madrid Fusión en verano de 2012.

Releyendo lo publicado sobre aquella cata a ciegas y ante notario, comienzan los matices. Se trata de “chocolates de gran consumo y de tabletas adquiridas en grandes superficies”. Un detalle a tener en cuenta puesto que deja fuera a marcas de gama alta y obliga a entrecomillar mucho eso de “el mejor chocolate”.

Aunque se aportan datos sobre el panel de expertos y el procedimiento, se obvia un dato básico. ¿De dónde surge la iniciativa de la cata? ¿Las marcas participantes eran conscientes de ello? ¿Los ganadores podían usar los resultados para promocionarse? ¿De forma gratuita o pasando por caja?

Continue reading »

Dic 012011
 

Dicen que el chocolate es un buen sustituto del sexo. Los más espabilados defienden -con muy buen criterio- que en realidad es un mejor complemento. Pero la pregunta del millón es ¿qué puede sustituir al chocolate?

Posiblemente nada, pero nos hemos encontrado con algo que da bastante bien el pego y que seguramente los veganos y quienes no se llevan bien con el cacao ya conocen o deberían conocer: la crema de algarroba. Tiene muchos usos pero uno de los más conocidos es esta crema carobella, algo así como la nocilla de los veganos.

Comercializada por Molena Artje y con un sabor incluso más intenso que las típicas cremas de untar de chocolate, los ingredientes fundamentales son la citada crema de algarroba, las avellanzas y harina de altramuz.

A partir de ahí aparece un festival de componentes (sirope de maiz, 31% de aceite de girasol, grasa de palma…) que obliga a recordar que la ausencia de cacao no lo convierte en un productos ligero ni dietético. Eso sí, el frabricante asegura que todos los ingredientes son de producción ecológica. Ojo los alérgicos a los lacteos porque aunque en muchos lugares se cita como un producto apto, en la lista de ingredientes se alerta sobre la posible presencia de trazas de leche.

Nosotros la hemos encontrado en los supermercados Veritas, especializados en productos ecológicos. El tarro de 500 gramos cuesta algo menos de 6 euros. Y está realmente buena.