Ene 282013
 

DSC01883

Nos encantan los garbanzos y estamos en temporada de alcachofas. Estas dos profundas reflexiones vitales son el origen de una de esas recetas inventadas bajo el conocido lema de “vamos a mezclarlo que seguro que está bueno”. Además, es de sobra sabido que los garbanzos se llevan bien con las verduras de invierno (espinacas, berza…) así que, ¿por qué no probar con la alcachofa?.

En realidad el invento -suponiendo que no estuviera ya inventado, que es mucho suponer- es una versión un poco más invernal y caliente de una receta a la que nos hemos vuelto adictos: los garbanzos salteados con anchoas, atún y espinacas frescas.

El toque exótico llega con el higado de bacalao. Teníamos por casa una lata y éste ha resultado un buen uso, aportando un poco de gracia y sabor potente a la receta. Si no tenemos a mano o el concepto “hígado-de-bacalao” provoca cara de repelús entre los potenciales comensales, podemos sustituirlo sin ningún problema por anchoas saladas o bacalao desmigado.

Continue reading »

Dic 242012
 

¿Cena navideña esta noche? ¿La familia en pleno dispuesta a cuestionar esas dotes culinarias de las que tanto presumes y tú sin nada pensado para sorprender al personal y revalidar el título de cocinillas de la casa? ¡Que no cunda el pánico!

Estos hojaldres de chistorra y butifarras con crema de pimiento del piquillo cumplen los tres requisitos indispensables para quedar bien: son aparentes de aspecto y de nombre, sencillos, y la receta es adaptable al tiempo que tengamos.

Si no hay prisa (que a estas alturas posiblemente no sea el caso) podemos incluso hacer nosotros mismos los hojaldres, usar alcachofas frescas, puré de patata casero… Si el tiempo apremia todo ese puede sustituirse por otros productos (alcachofas congeladas, puré en polvo, volovanes ya listos…) que agilicen el tema. Evidentemente no estará tan bueno, pero tras la tercera botella de vino es posible que nadie note demasiado la diferencia.

Excepto los hojaldres, en nuestro caso optamos por preparar todo en casa. Más de veinte gastrobloggers sobrevivieron a ellos en la quinta edición del Pícnic Urbano que Margot montó hace unas semanas en Cookiteca, así que al menos comestibles están.

Continue reading »