Abr 182014
 

DSC02505

¿A alguien se le ocurre mejor día que un Viernes Santo para hablar de vino que milagrosamente se convierte en cóctel? A nosotros tampoco, así que hemos decidido que hoy es el día perfecto para darle al Mojirose. Como su nombre permite suponer estamos hablando nada más y nada menos que de un mojito a base de vino rosado. Mientras los puristas enológicos salen corriendo a por las antorchas ante semejante herejía, os contamos: se trata de una creación de Carlos Rodríguez -campeón de España de cocktails y gin tonics- para la D.O Vinos de Navarra a base de, claro está, rosado de esta tierra.

Lo descubrimos hace unas semanas en un evento organizado en Barcelona por esta denominación de origen y, pese a las reticencias iniciales que produce oír hablar de cócteles de vino (más allá del kalimotxo, claro), hay que reconocer que el invento es resultón a primera vista y con un sabor dulce y fácil que gustará a mucha gente. Aunque estamos en pleno proceso de redescubrimiento del rosado en condiciones -el hermano pobre de todas las bodegas- este formato cóctel puede ser de lo más original y útil ahora que se avecinan los calores.

La receta del Mojirose es una variación de la tradicional del mojito a base de un almíbar que Carlos Rodriguez prepara previamente y que puede resultar útil tener siempre listo. Con 250 ml. de agua y 250 gramos de azúcar hacemos un almíbar al que, una vez enfriado, añadimos el zumo de dos limas y hojas de hierbabuena. Se tritura y ya tenemos la base para el cóctel, que además será de un verde intenso que luce mucho.  A nosotros nos pareció demasiado dulce, así que se puede moderar la cantidad de azúcar.

DSC02197

A partir de esta mezcla inicial montamos la copa, añadiendo 10 cl. de vino rosado (¡de Navarra, eh!), hielo picado en cantidad y un golpe de soda o agua con gas para llenar la copa. Decoramos con hierbabuena y listo. El cóctel perfecto para rematar lo que queda de vacaciones de semana santa, calentar motores para la temporada de playa y, de paso, cabrear a esos que dicen que con el vino no se juega.

Be Sociable, Share!
Iker Morán

Periodista. Especializado en tecnología y fotografía, pero también cocinillas a tiempo parcial. Siempre anda con un par de cámaras encima y todavía no sabe muy bien si le gusta más cocinar, comer o hablar de comida. Posiblemente las tres cosas.

Ver todos sus artículos


  2 Responses to “Mojirose, el vino (rosado) se hizo cóctel”

  1. […] ortodoxo del vino en la sala? ¿Pero no os habíais ido todos corriendo tras el mojito con rosado de la semana pasada? Por si acaso, segúndo aviso: ¿Alguien de esos que cree que con las uvas y la […]

  2. […] probar a hacer un mojito con vino rosado y descubrir que el vino también puede tener forma de refresco, le hemos perdido definitivamente el […]

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>